SB 6.11.18

atho hare me kuliśena vīra
hartā pramathyaiva śiro yadīha
tatrānṛṇo bhūta-baliṁ vidhāya
manasvināṁ pāda-rajaḥ prapatsye
Palabra por palabra: 
atho — de otra manera; hare — ¡oh, rey Indra!; me — de mí; kuliśena — con tu rayo; vīra — ¡oh, gran héroe!; hartā — tú cortas; pramathya — destruir mi ejército; eva — ciertamente; śiraḥ — cabeza; yadi — si; iha — en esta batalla; tatra — en ese caso; anṛṇaḥ — liberado de todas mis deudas en el mundo material; bhūta-balim — un obsequio para todas las entidades vivientes; vidhāya — disponer; manasvinām — de grandes sabios como Nārada Muni; pāda-rajaḥ — el polvo de los pies de loto; prapatsye — obtendré.
Traducción: 
Pero, si en esta batalla me cortas la cabeza con tu rayo y matas a mis soldados, ¡oh, Indra!, ¡oh, gran héroe!, será para mí un gran placer ofrecer mi cuerpo a otras entidades vivientes [como los chacales y los buitres]. De ese modo, quedaré libre de mis obligaciones con las reacciones de mi karma, y mi fortuna será recibir el polvo de los pies de loto de grandes devotos como Nārada Muni.
Significado: 

Śrī Narottama dāsa Ṭhākura dice en una canción:

ei chaya gosāñi yāra, mui tāra dāsa
tāṅ' sabāra pada-reṇu mora pañca-grāsa

«Soy el sirviente de los Seis Gosvāmīs; el polvo de sus pies de loto constituye mis cinco tipos de alimento». El vaiṣṇava siempre desea el polvo de los pies de loto de los ācāryas y vaiṣṇavas que le han precedido. Vṛtrāsura estaba seguro de que sería matado en la batalla con Indra, pues ése era el deseo del Señor Viṣṇu. Estaba preparado para la muerte, porque sabía que, después de morir, su destino era ir de regreso al hogar, de vuelta a Dios. Ese destino es muy elevado, y se alcanza por la gracia de un vaiṣṇava. Chāḍiyā vaiṣṇava-sevā nistāra pāyeche kebā: Nadie ha ido nunca de regreso a Dios sin ser favorecido por un vaiṣṇava. Por esa razón, en este verso encontramos las palabras manasvināṁ pāda-rajaḥ prapatsye: «Recibiré el polvo de los pies de loto de grandes devotos». La palabra manasvinām se refiere a los grandes devotos que siempre piensan en Kṛṣṇa. Siempre viven en paz, pensando en Kṛṣṇa; por esa razón, reciben el calificativo de dhīras. Nārada Muni es quien mejor representa a este tipo de devotos. Quien recibe el polvo de los pies de loto de un manasvī, de un gran devoto, ciertamente va de regreso al hogar, de vuelta a Dios. De eso no hay la menor duda.