SB 6.13.3

śrī-rājovāca
indrasyānirvṛter hetuṁ
śrotum icchāmi bho mune
yenāsan sukhino devā
harer duḥkhaṁ kuto 'bhavat
Palabra por palabra: 
śrī-rājā uvāca — el rey Parīkṣit preguntó; indrasya — del rey Indra; anirvṛteḥ — de la pesadumbre; hetum — la razón; śrotum — escuchar; icchāmi — yo deseo; bhoḥ — ¡oh, mi señor!; mune — ¡oh, gran sabio, Śukadeva Gosvāmī!; yena — por lo cual; āsan — estaban; sukhinaḥ — muy felices; devāḥ — todos los semidioses; hareḥ — de Indra; duḥkham — pesadumbre; kutaḥ — de dónde; abhavat — había.
Traducción: 
Mahārāja Parīkṣit preguntó a Śukadeva Gosvāmī: ¡Oh, gran sabio!, ¿por qué Indra no se sentía feliz? Deseo que me lo expliques. Cuando mató a Vṛtrāsura, todos los semidioses se sintieron muy felices. ¿Por qué no compartía el propio Indra esa felicidad?
Significado: 

Ésta es, sin duda, una pregunta muy inteligente. Los semidioses, cuando se mata a un demonio, se sienten muy felices. Sin embargo, en este caso, Indra no compartía la felicidad que los semidioses sentían por la muerte de Vṛtrāsura. ¿Por qué razón? Una posible razón es que Indra no se sintiera feliz porque era consciente de haber matado a un gran devoto brāhmaṇa. Vṛtrāsura tenía todo el aspecto de un demonio, pero internamente era un gran devoto, y, por lo tanto, un gran brāhmaṇa.

En este verso se indica claramente que hay personas que no tienen nada de demoníaco, como Prahlāda Mahārāja o Bali Mahārāja, pero que, a nivel externo, puede que sean demonios o que hayan nacido en familias de demonios. Por lo tanto, según las pautas de la verdadera cultura, la cuna no basta para determinar si alguien es semidiós o demonio. Por su comportamiento en la batalla contra Indra, Vṛtrāsura demostró ser un gran devoto de la Suprema Personalidad de Dios. Además, tan pronto como terminó la lucha, después de su aparente muerte a manos de Indra, Vṛtrāsura se elevó a Vaikuṇṭhaloka para vivir en compañía de Saṅkarṣaṇa. Indra lo sabía, y por esa razón se sentía triste de haber matado a aquel demonio, que en realidad era un vaiṣṇava y un brāhmaṇa.

Puede ocurrir que un brāhmaṇa no sea vaiṣṇava, pero el vaiṣṇava es de por sí un brāhmaṇa. El Padma Purāṇa dice:

ṣaṭ-karma-nipuṇo vipro
mantra-tantra-viśāradaḥ
avaiṣṇavo gurur na syād
vaiṣṇavaḥ śva-paco guruḥ

Una persona puede ser brāhmaṇa por cultura y familia; puede incluso ser experta en el conocimiento védico (mantra-tantra-viśāradaḥ), pero si no es vaiṣṇava, no puede ser guru. Esto significa que un brāhmaṇa experto puede no ser un vaiṣṇava, pero que el vaiṣṇava es de por sí brāhmaṇa. Un millonario tiene a su alcance sin dificultad miles de dólares, pero una persona con miles de dólares no tiene por qué ser necesariamente millonaria. Vṛtrāsura era un vaiṣṇava perfecto, y, por esa razón, también era un brāhmaṇa.