SB 6.16.58

labdveha manuṣīṁ yoniṁ
jñāna-vijñṇa-sambhavām
ātmānaṁ yo na buddhyeta
na kvacit kṣeman āpnuyāt
Palabra por palabra: 
labdhvā — obtener; iha — en el mundo material (y especialmente en la piadosa región de Bhārata-varṣa, la India); māunṣīm — humana; yonim — especie; jñāna — del conocimiento de las Escrituas védicas; vijñāna — y de la aplicación práctica de ese conocimiento en la vida; sambhavām — donde hay posibilidad; ātmānam — la verdadera identidad propia; yaḥ — todo aquel que; na — no; buddhyeta — entiende; na — nunca; kvacit — en ningún momento; kṣeman — éxito en la vida; āpnuyāt — puede obtener.
Traducción: 
Al ser humano, y especialmente el que ha nacido en la India, la tierra de la religiosidad, puede alcanzar la perfección de la vida, es decir, la autorrealización, a través del estudio y la aplicación práctica de las Escrituras védicas. El hombre que nace en esa posición privilegiada, pero no llega a comprender su verdadera identidad, no puede alcanzar la perfección suprema, ni siquiera si se eeva a los sistemas planetarios superiores.
Significado: 

Esto lo confirma el Caitanya-caritāmṛta (Ādi 9.41), donde el Señor Caitanya dice:

bhārata-bhūmite haila manuṣya-janma yara
janma sārthaka kari 'kara para-upakāra

Todo aquel que haya nacido en la India, y especialmente como ser humano, puede alcanzar el éxito suremo por medio de las Escrituras védicas y su aplicación práctica en la vida. Una vez alcanzada la perfección, puede servir a la causa de la iluminación espiritual de toda la sociedad humana. Ésa es la mejor obra humanitaria que se puede realizar.