SB 6.18.52

dhauta-vāsā śucir nityaṁ
sarva-maṅgala-saṁyutā
pūjayet prātarāśāt prāg
go-viprāñ śriyam acyutam
Palabra por palabra: 
dhauta-vāsā — vestida con ropa limpia; śuciḥ — purificada; nityam — siempre; sarva-maṅgala — con todos los elementos auspiciosos; saṁyutā — adornada; pūjayet — hay que adorar; prātaḥ-āśāt prāk — antes del desayuno; go-viprān — a las vacas y a los brāhmaṇas; śriyam — a la diosa de la fortuna; acyutam — a la Suprema Personalidad de Dios.
Traducción: 
Antes de desayunar, vestida con ropa limpia, manteniéndote siempre pura y adornándote con cúrcuma, pasta de madera de sándalo y otras sustancias auspiciosas, adorarás a las vacas, a los brāhmaṇas, a la diosa de la fortuna y a la Suprema Personalidad de Dios.
Significado: 

La persona que, en su educación, ha aprendido a adorar y honrar a las vacas y a los brāhmaṇas es la verdadera persona civilizada. Se recomienda adorar al Señor Supremo, quien siente un gran afecto por las vacas y los brāhmaṇas (namo brahmaṇya-devāya go-brāhmaṇa-hitāya ca). En otras palabras, una civilización que no respeta a las vacas y a los brāhmaṇas es una civilización condenada. Nadie puede avanzar espiritualmente sin adquirir las cualidades brahmínicas y proteger a las vacas. La protección de la vaca asegura el abastecimiento de alimentos preparados con leche, necesarios en una civilización avanzada. No debemos contaminar la civilización comiendo la carne de las vacas. La civilización que sigue pautas de progreso es una civilización ārya. En lugar de matar a las vacas para comer su carne, los hombres civilizados deben preparar variedad de productos lácteos que eleven la condición de la sociedad. Quien siga la cultura brahmínica se capacitará en el cultivo de conciencia de Kṛṣṇa.