SB 6.18.73

tatas tat paramāścaryaṁ
vīkṣya vyavasitaṁ mayā
mahāpuruṣa-pūjāyāḥ
siddhiḥ kāpy ānuṣaṅgiṇī
Palabra por palabra: 
tataḥ — entonces; tat — esa; parama-āścaryam — gran maravilla; vīkṣya — al ver; vyavasitam — fue deducido; mayā — por mí; mahā-puruṣa — del Señor Viṣṇu; pūjāyāḥ — de adoración; siddhiḥ — resultado; kāpi — algún; ānuṣaṅgiṇī — secundario.
Traducción: 
Mi querida madre, cuando vi que los cuarenta y nueve niños seguían con vida, ciertamente me sorprendí mucho. Entonces deduje que se trataba de un resultado secundario del servicio devocional que tu habías practicado, adorando al Señor Viṣṇu con toda regularidad.
Significado: 

Para quien se ocupa en la adoración del Señor Viṣṇu, nada es demasiado sorprendente. Así es. En la Bhagavad-gītā (18.78), se dice:

yatra yogeśvaraḥ kṛṣṇo
yatra pārtho dhanur-dharaḥ
tatra śrīr vijayo bhūtir
dhruvā nītir matir mama

«Allí donde esté Kṛṣṇa, el amo de todos los místicos, y allí donde esté Arjuna, el arquero supremo, ciertamente estarán también la opulencia, la victoria, el poder extraordinario, y la moralidad. Ésa es mi opinión». Yogeśvara es la Suprema Personalidad de Dios, el maestro de todo yoga místico, quien puede hacer absolutamente todo lo que desee. Ésa es la omnipotencia del Señor Supremo. Para quien complace al Señor Supremo, ningún logro es maravilloso. Para él, todo es posible.