SB 6.3.33

kṛṣṇāṅghri-padma-madhu-liṇ na punar visṛṣṭa-
māyā-guṇeṣu ramate vṛjināvaheṣu
anyas tu kāma-hata ātma-rajaḥ pramārṣṭum
īheta karma yata eva rajaḥ punaḥ syāt
Palabra por palabra: 
kṛṣṇa-aṅghri-padma — de los pies de loto del Señor Kṛṣṇa; madhu — la miel; liṭ — el que lame; na — no; punaḥ — de nuevo; visṛṣṭa — que ya ha renunciado; māyā-guṇeṣu — en las modalidades materiales de la naturaleza; ramate — desea disfrutar; vṛjina-avaheṣu — que trae sufrimiento; anyaḥ — otro; tu — sin embargo; kāma-hataḥ — hechizado por los deseos de disfrute; ātma-rajaḥ — la infección del pecado en el corazón; pramārṣṭum — para limpiar; īheta — puede realizar; karma — actividades; yataḥ — tras las cuales; eva — en verdad; rajaḥ — la actividad pecaminosa; punaḥ — de nuevo; syāt — aparece.
Traducción: 
A los devotos que siempre lamen la miel de los pies de loto del Señor Kṛṣṇa no les interesan lo más mínimo las actividades materiales, que se llevan a cabo bajo las tres modalidades de la naturaleza material y que sólo traen desdicha. En verdad, los devotos nunca abandonan los pies de loto de Kṛṣṇa para volver a las actividades materiales. Sin embargo, otras personas, que son adictas a los rituales védicos, debido a que han pasado por alto el servicio de los pies de loto del Señor y están hechizadas por los deseos de disfrute, a veces realizan actos de expiación. A pesar de ello, como su purificación no es completa, vuelven a cometer actividades pecaminosas una y otra vez.
Significado: 

El devoto tiene el deber de cantar el mantra Hare Kṛṣṇa. A veces lo canta con ofensas, y a veces sin ofensas, pero si adopta seriamente el proceso, alcanzará la perfección, que no se puede alcanzar a través de las ceremonias rituales védicas de expiación. Hay personas que, apegadas a las ceremonias rituales védicas, no creen en el servicio devocional, y aconsejan el proceso de expiación, sin considerar el canto del santo nombre del Señor; esas personas no logran alcanzar la perfección suprema. Por esa razón, los devotos, que están completamente desapegados del disfrute material, nunca abandonan el cultivo de conciencia de Kṛṣṇa para dedicarse a las ceremonias rituales védicas. Aquellos que están apegados a las ceremonias rituales védicas debido a los deseos de disfrute, tienen que pasar una y otra vez por los inconvenientes de la existencia material. Mahārāja Parīkṣit ha comparado sus actividades con kuñjara-śauca, el baño del elefante.