SB 6.4.13

antar deheṣu bhūtānām
ātmāste harir īśvaraḥ
sarvaṁ tad-dhiṣṇyam īkṣadhvam
evaṁ vas toṣito hy asau
Palabra por palabra: 
antaḥ deheṣu — dentro de los cuerpos (en lo más profundo de los corazones); bhūtānām — de todas las entidades vivientes; ātmā — la Superalma; āste — reside; hariḥ — la Suprema Personalidad de Dios; īśvaraḥ — el Señor o director; sarvam — todos; tat-dhiṣṇyam — Su lugar de residencia; īkṣadhvam — tratad de ver; evam — de este modo; vaḥ — con vosotros; toṣitaḥ — satisfecho; hi — en verdad; asau — esa Suprema Personalidad de Dios.
Traducción: 
La Suprema Personalidad de Dios, en forma de Superalma, está situado en lo más profundo del corazón de todas las entidades vivientes, tanto móviles como inmóviles. Él está en los hombres, en las aves, en los mamíferos, en los árboles y, en verdad, en todas las entidades vivientes. Por esa razón, debéis considerar que cada cuerpo es una morada o templo del Señor. Con esa visión, satisfaréis al Señor. No debéis dejaros llevar por la ira y matar a estas entidades vivientes con forma de árbol.
Significado: 

Como se afirma en la Bhagavad-gītā y se confirma en todas las Escrituras védicas: īśvaraḥ sarva-bhūtānāṁ hṛd-deśe' rjuna tiṣṭhati: La Superalma está en el corazón de todos. Por lo tanto, todos los cuerpos son residencia del Señor Supremo. De modo que no hay que destruirlos llevados de una envidia injusta; eso disgustaría a la Superalma. Soma dijo a los Pracetās que, después de todos sus esfuerzos por satisfacer a la Superalma, ahora no debían disgustarla.