SB 6.7.29-30

ācāryo brahmaṇo mūrtiḥ
pitā mūrtiḥ prajāpateḥ
bhrātā marutpater mūrtir
mātā sākṣāt kṣites tanuḥ
dayāyā bhaginī mūrtir
dharmasyātmātithiḥ svayam
agner abhyāgato mūrtiḥ
sarva-bhūtāni cātmanaḥ
Palabra por palabra: 
ācāryaḥ — el instructor o maestro espiritual que enseña el conocimiento védico con su conducta personal; brahmaṇaḥ — de todos los Vedas; mūrtiḥ — la personificación; pitā — el padre; mūrtiḥ — la personificación; prajāpateḥ — del Señor Brahmā; bhrātā — el hermano; marut-pateḥ mūrtiḥ — la personificación de Indra; mātā — la madre; sākṣāt — directamente; kṣiteḥ — de la Tierra; tanuḥ — el cuerpo; dayāyāḥ — de misericordia; bhaginī — la hermana; mūrtiḥ — la personificación; dharmasya — de principios religiosos; ātma — el ser; atithiḥ — el visitante; svayam — personalmente; agneḥ — del dios del fuego; abhyāgataḥ — el invitado; mūrtiḥ — la personificación; sarva-bhūtāni — todas las entidades vivientes; ca — y; ātmanaḥ — del Supremo Señor Viṣṇu.
Traducción: 
El ācārya, el maestro espiritual que enseña el conocimiento védico y da iniciación ofreciendo el cordón sagrado, es la personificación de todos los Vedas. Del mismo modo, el padre personifica al Señor Brahmā, un hermano, al rey Indra, la madre, al planeta Tierra, y una hermana, a la misericordia. Un visitante es la personificación de los principios religiosos, y el invitado personifica al semidiós Agni; las entidades vivientes personifican al Señor Viṣṇu, la Suprema Personalidad de Dios.
Significado: 

Las instrucciones morales de Cāṇakya Paṇḍita nos indican: ātmavat sarva-bhūteṣu: Debemos ver a todas las entidades vivientes a nuestro mismo nivel. Esto significa que no debemos menospreciar a nadie, considerándole inferior; Paramātmā está en el cuerpo de todos, y, por lo tanto, todos deben ser respetados como templos de la Suprema Personalidad de Dios. Este verso explica diversas formas de mostrar respeto, bien sea al guru, al padre, a un hermano, a una hermana, a un visitante, etc.