SB 6.8.27-28

yan no bhayaṁ grahebhyo 'bhūt
ketubhyo nṛbhya eva ca
sarīsṛpebhyo daṁṣṭribhyo
bhūtebhyo 'ṁhobhya eva ca
sarvāṇy etāni bhagavan-
nāma-rūpānukīrtanāt
prayāntu saṅkṣayaṁ sadyo
ye naḥ śreyaḥ-pratīpakāḥ
Palabra por palabra: 
yat — lo que; naḥ — nuestro; bhayam — temor; grahebhyaḥ — de los grahas demoníacos; abhūt — era; ketubhyaḥ — de estrellas fugaces; nṛbhyaḥ — de seres humanos envidiosos; eva ca — también; sarīsṛpebhyaḥ — de serpientes o escorpiones; daṁṣṭribhyaḥ — de animales de temibles colmillos, como los tigres, los lobos y los jabalíes; bhūtebhyaḥ — de los fantasmas o de los elementos materiales (tierra, agua, fuego, etc); aṁhobhyaḥ — de las actividades pecaminosas; eva ca — así como; sarvāṇi etāni — todas estas; bhagavat-nāma-rūpa-anukīrtanāt — por glorificar la forma, el nombre, los atributos y los enseres de la Suprema Personalidad de Dios, que son trascendentales; prayāntu — que se vayan; saṅkṣayam — hacia la destrucción completa; sadyaḥ — inmediatamente; ye — que; naḥ — nuestro; śreyaḥ-pratīpakāḥ — obstáculos frente al bienestar.
Traducción: 
Que la glorificación del nombre, la forma, los enseres y las cualidades de la Suprema Personalidad de Dios, que son trascendentales, nos proteja de la influencia de planetas maléficos, estrellas fugaces, seres humanos envidiosos, serpientes, escorpiones y animales como los tigres y los lobos. Que nos proteja de los fantasmas y de los elementos materiales, como la tierra, el agua, el fuego y el aire; que también nos proteja de los relámpagos y de nuestros pecados pasados. Sentimos constante temor de esos obstáculos en la senda de la vida auspiciosa. Por lo tanto, que todos ellos sean completamente destruidos por el canto del mahā-mantra Hare Kṛṣṇa.