SB 6.9.40

tri-bhuvanātma-bhavana trivikrama tri-nayana tri-loka-manoharānubhāva tavaiva vibhūtayo ditija-danujādayaś cāpi teṣām upakrama-samayo 'yam iti svātma-māyayā sura-nara-mṛga-miśrita-jalacarākṛtibhir yathāparādhaṁ daṇḍaṁ daṇḍa-dhara dadhartha evam enam api bhagavañ jahi tvāṣṭram uta yadi manyase.
Palabra por palabra: 
tri-bhuvana-ātma-bhavana — ¡oh, Señor!, Tú eres el refugio de los tres mundos, pues eres la Superalma de los tres mundos; tri-vikrama — ¡oh, Señor, que asumes la forma de Vāmana!, Tu poder y Tu opulencia se extienden por los tres mundos; tri-nayana — ¡oh, sustentador y vigilante de los tres mundos!; tri-loka-manohara- anubhāva — ¡oh, Tú, que eres percibido como el más hermoso en los tres mundos!; tava — de Ti; eva — ciertamente; vibhūtayaḥ — las expansiones de energía; diti-ja- danu-ja-ādayaḥ — los demoníacos hijos de Diti, y los dānavas, otro tipo de demonios; ca — y; api — también (los seres humanos); teṣām — de todos ellos; upakrama-samayaḥ — el momento de emprender; ayam — este; iti — así; sva-ātma- māyayā — por Tu propia energía; sura-nara-mṛga-miśrita-jalacara-ākṛtibhiḥ — con diferentes formas del tipo de los semidioses, los seres humanos, los mamíferos, las mixtas y los seres acuáticos (las encarnaciones de Vāmana, el Señor Rāmacandra, Kṛṣṇa, Varāha, Hayagrīva, Nṛsiṁha, Matsya y Kūrma); yathā-aparādham — conforme a sus ofensas; daṇḍam — castigo; daṇḍa-dhara — ¡oh, castigador supremo!; dadhartha — Tú concediste; evam — así; enam — a éste (a Vṛtrāsura); api — también; bhagavan — ¡oh, Suprema Personalidad de Dios!; jahi — mata; tvāṣṭram — al hijo de Tvaṣṭā; uta — en verdad; yadi manyase — si lo consideras conveniente.
Traducción: 
¡Oh, Señor!, ¡oh, personificación y padre de los tres mundos!, ¡oh, fuerza de los tres mundos, en la forma de la encarnación Vāmana!, ¡oh, forma de Nṛsiṁhadeva, de tres ojos!, ¡oh, Tú, que eres la persona más hermosa de los tres mundos! Todo lo que existe, y todos los seres, y entre ellos los seres humanos, e incluso los dānavas y los demonios daityas, no es sino la expansión de Tu energía. ¡Oh, Tú, el supremamente poderoso!, Tú siempre has aparecido en la variedad de formas de Tus encarnaciones para castigar a los demonios tan pronto como adquirían demasiado poder. Tú apareciste en las formas de Vāmanadeva, el Señor Rāma y el Señor Kṛṣṇa. A veces apareces en forma de animal mamífero, como el avatāra Jabalí; a veces vienes en una encarnación mixta, como el Señor Nṛsiṁhadeva y el Señor Hayagrīva; y a veces en forma de ser acuático, como el avatāra Pez y el avatāra Tortuga. Cuando has aceptado esas diversas formas, siempre has castigado a los demonios y dānavas. Por esa razón, oramos a Tu Señoría para que hoy hagas Tu advenimiento en otra encarnación, si así lo deseas, para matar al gran demonio Vṛtrāsura.
Significado: 

Hay dos clases de devotos: sakāma y akāma. Los devotos puros son akāma, mientras que a los devotos de los sistemas planetarios superiores, como los semidioses, se les califica de sakāma, pues todavía desean disfrutar de la opulencia material. Gracias a sus actividades piadosas, los devotos sakāma se elevan a los sistemas planetarios superiores, pero en su corazón todavía abrigan el deseo de dominar los recursos materiales. Los devotos sakāma a veces se ven perturbados por los demonios y rākṣasas, pero el Señor es tan bondadoso que siempre les salva, apareciendo en la forma de una encarnación. Las encarnaciones del Señor son muy poderosas. El Señor Vāmanadeva, por ejemplo, cubrió todo el universo con dos pasos, de modo que no tuvo dónde dar Su tercer paso. El Señor recibe el nombre de Trivikrama, porque mostró Su fuerza liberando al universo entero simplemente con tres pasos.

La diferencia entre los devotos sakāma y akāma es que los devotos sakāma, como en el caso de los semidioses, acuden a la Suprema Personalidad de Dios en busca de alivio a sus dificultades, mientras que los devotos akāma no molestan al Señor para conseguir beneficios materiales, ni aun en los mayores peligros. Si tiene que sufrir, el devoto akāma piensa que se debe a sus pasadas actividades impías, cuyas consecuencias acepta. Nunca importuna al Señor; mientras que los devotos sakāma oran al Señor tan pronto como se ven en dificultades; sin embargo, entran en la categoría de las personas piadosas, pues se consideran completamente dependientes de la misericordia del Señor. Como se afirma en el Śrīmad- Bhāgavatam (10.14.8):

tat te 'nukampāṁ susamīkṣamāṇo
bhuñjāna evātma-kṛtaṁ vipākam
hṛd-vāg-vapurbhir vidadhan namas te
jīveta yo mukti-pade sa dāya-bhāk

Los devotos, cuando se ven en dificultades, ofrecen sus oraciones y su servicio con redoblado entusiasmo. De ese modo se establecen firmemente en el servicio devocional y se capacitan para ir de regreso al hogar, de vuelta a Dios, sin el menor género de dudas. Los devotos sakāma, por descontado, obtienen del Señor los resultados que deseaban al orar, pero no se capacitan inmediatamente para ir de regreso a Dios. Con respecto a esto, debemos señalar que el Señor Viṣṇu, en Sus diversas encarnaciones, siempre actúa como protector de Sus devotos. Śrīla Madhvācārya dice: vividhaṁ bhāva-pātratvāt sarve viṣṇor vibhūtayaḥ: Kṛṣṇa es la Personalidad de Dios original (kṛṣṇas tu bhagavān svayam). Todas las demás encarnaciones proceden del Señor Viṣṇu.