SB 6.9.47

śrī-bhagavān uvāca
prīto 'haṁ vaḥ sura-śreṣṭhā
mad-upasthāna-vidyayā
ātmaiśvarya-smṛtiḥ puṁsāṁ
bhaktiś caiva yayā mayi
Palabra por palabra: 
śrī-bhagavān uvāca — la Suprema Personalidad de Dios dijo; prītaḥ — complacido; aham — Yo; vaḥ — de vosotros; sura-śreṣṭhāḥ — ¡oh, los mejores entre los semidioses!; mat-upasthāna-vidyayā — por las oraciones y el muy elevado conocimiento; ātma-aiśvarya-smṛtiḥ — recuerdo de Mi sublime posición trascendental como Suprema Personalidad de Dios; puṁsām — de hombres; bhaktiḥ — servicio devocional; ca — y; eva — ciertamente; yayā — por el cual; mayi — a Mí.
Traducción: 
La Suprema Personalidad de Dios dijo: ¡Oh, queridos semidioses!, vuestras oraciones están llenas de conocimiento; ciertamente, estoy muy complacido con vosotros. Con ese conocimiento, la persona se libera y recuerda Mi excelsa posición, que está por encima de las condiciones de la vida material. Al ofrecer oraciones con pleno conocimiento, el devoto se purifica por completo. Ésa es la fuente de Mi servicio devocional.
Significado: 

La Suprema Personalidad de Dios recibe también el nombre de Uttamaśloka, que significa que a Él se Le ofrecen oraciones con versos selectos. Bhakti significa śravaṇaṁ kīrtanaṁ viṣṇoḥ, cantar y escuchar acerca del Señor Viṣṇu. Los impersonalistas no pueden purificarse, pues no ofrecen oraciones personales a la Suprema Personalidad de Dios. Puede que a veces ofrezcan oraciones, pero son oraciones que no van dirigidas a la Persona Suprema. Los impersonalistas a veces manifiestan su incompleto conocimiento dirigiéndose al Señor como si no tuviese nombre. Siempre Le ofrecen oraciones indirectamente, diciendo: «Tú eres esto, Tú eres aquello», pero no saben a quien están orando. El devoto, sin embargo, siempre ofrece oraciones personales. Dice, por ejemplo: govindam ādi-puruṣaṁ tam ahaṁ bhajāmi: «Ofrezco respetuosas reverencias a Govinda, a Kṛṣṇa». Así es como se debe orar. Si continúa ofreciendo esas oraciones personales a la Suprema Personalidad de Dios, llegará a ser un devoto puro y podrá ir de regreso al hogar, de vuelta a Dios.