SB 6.9.6

brahma-hatyām añjalinā
jagrāha yad apīśvaraḥ
saṁvatsarānte tad aghaṁ
bhūtānāṁ sa viśuddhaye
bhūmy-ambu-druma-yoṣidbhyaś
caturdhā vyabhajad dhariḥ
Palabra por palabra: 
brahma-hatyām — la reacción del pecado de matar a un brāhmaṇa; añjalinā — con las manos juntas; jagrāha — asumió la responsabilidad por; yat api — aunque; īśvaraḥ — muy poderoso; saṁvatsara-ante — después de un año; tat agham — esa reacción pecaminosa; bhūtānām — de los elementos materiales; saḥ — él; viśuddhaye — para purificarse; bhūmi — a la Tierra; ambu — al agua; druma — a los árboles; yoṣidbhyaḥ — y a las mujeres; caturdhā — en cuatro partes; vyabhajat — dividió; hariḥ — el rey Indra.
Traducción: 
Indra era tan poderoso que podía neutralizar las reacciones del pecado de matar a un brāhmaṇa, pero, arrepentido, juntó sus manos y aceptó cargar con esas reacciones. Estuvo sufriendo durante un año, al cabo del cual, para purificarse, repartió las reacciones de su pecaminoso crimen entre la Tierra, el agua, los árboles y las mujeres.