SB 7.1.11

kālaṁ carantaṁ sṛjatīśa āśrayaṁ
pradhāna-pumbhyāṁ nara-deva satya-kṛt
Palabra por palabra: 
kālam — tiempo; carantam — móvil; sṛjati — crea; īśaḥ — la Suprema Personalidad de Dios; āśrayam — refugio; pradhāna — para la energía material; pumbhyām — y la entidad viviente; nara-deva — ¡oh, gobernador de hombres!; satya — verdad; kṛt — creador.
Traducción: 
¡Oh, gran rey!, la Suprema Personalidad de Dios, que es el controlador de las energías material y espiritual, y que es, ciertamente, el creador de todo el cosmos, crea el factor tiempo para permitir que la energía material y la entidad viviente actúen dentro de los límites del tiempo. Así pues, la Personalidad Suprema nunca está bajo la influencia del factor tiempo ni de la energía material.
Significado: 

No se debe pensar que el Señor depende del factor tiempo. En realidad, Él es quien crea la situación que hace que la naturaleza material actúe y mediante la cual el alma condicionada queda bajo la influencia de la naturaleza material. Ambas, el alma condicionada y la naturaleza material, actúan dentro de los límites del factor tiempo, pero el Señor no está sujeto a las acciones y reacciones del tiempo, ya que Él mismo lo ha creado. Para ser más claros, Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura dice que la creación, el mantenimiento y la aniquilación obedecen a la voluntad suprema del Señor.

En la Bhagavad-gītā (4.7), el Señor dice:

yadā yadā hi dharmasya
glānir bhavati bhārata
abhyutthānam adharmasya
tadātmānaṁ ṣṛjāmy aham

«Cuando quiera y dondequiera que disminuya la práctica religiosa, ¡oh, descendiente de Bharata!, y aumente la irreligión de manera predominante, en ese momento, desciendo personalmente». Kṛṣṇa, la Suprema Personalidad de Dios, es el controlador de todo, y por consiguiente Él, cuando viene a este mundo, no está dentro de los límites del tiempo material (janma karma ca me divyam). En este verso, las palabras kālaṁ carantaṁ sṛjatīśa āśrayam indican que aunque el Señor actúa dentro de los límites del tiempo, ya bien predomine sattva-guṇa, rajo- guṇa o tamo-guṇa, no debemos pensar que el Señor está sometido al control del tiempo. Es Él quien controla el tiempo, pues lo crea para que actúe de determinada manera; Él no actúa bajo el control del tiempo. La creación del mundo material es uno de los pasatiempos del Señor. Todo está bajo Su control por completo. Como la creación se produce cuando predomina rajo-guṇa, el Señor crea el tiempo necesario para facilitar la acción de rajo-guṇa. De manera similar, Él también crea los tiempos necesarios para el mantenimiento y la aniquilación. Así pues, este verso establece que el Señor no está sometido a las limitaciones del tiempo.

Como se afirma en la Brahma-saṁhitā: īśvaraḥ paramaḥ kṛṣṇaḥ: Kṛṣṇa es el controlador supremo. Sac-cid-ānanda-vigrahah: Él posee un cuerpo espiritual bienaventurado. Anādiḥ: No está subordinado a nada. En la Bhagavad-gītā, el Señor confirma: mattaḥ parataraṁ nānyat kiñcid asti dhanañjaya: «¡Oh, conquistador de riquezas [Arjuna]!, no hay verdad superior a Mí». Nada puede estar por encima de Kṛṣṇa, pues Él es el controlador y creador de todo.

Los filósofos māyāvādīs dicen que el mundo material es mithyā, falso, y que, por lo tanto, no debemos preocuparnos por esta creación mithyā (brahma satyaṁ jagan mithyā). Eso, sin embargo, no es correcto. En este verso se dice satya-kṛt; lo que ha sido creado por la Suprema Personalidad de Dios, satyaṁ param, no puede considerarse mithyā. Si la causa de la creación es satya, verdadera, ¿cómo puede ser mithyā su efecto? La palabra satya-kṛt se emplea para establecer que todo lo creado por el Señor es real, nunca falso. Puede que la creación sea temporal, pero no falsa.