SB 7.13.46

śrī-nārada uvāca
dharmaṁ pāramahaṁsyaṁ vai
muneḥ śrutvāsureśvaraḥ
pūjayitvā tataḥ prīta
āmantrya prayayau gṛham
Palabra por palabra: 
śrī-nāradaḥ uvāca — Śrī Nārada Muni dijo; dharmam — el deber prescrito; pāramahaṁsyam — de los paramahaṁsas, los seres humanos más perfectos; vai — en verdad; muneḥ — de la persona santa; śrutvā — así escuchando; asura-īśvaraḥ — el rey de los asuras, Prahlāda Mahārāja; pūjayitvā — adorando a la persona santa; tataḥ — a continuación; prītaḥ — sintiéndose muy complacido; āmantrya — pidiendo permiso; prayayau — abandonó el lugar; gṛham — hacia su hogar.
Traducción: 
Nārada Muni continuó: Prahlāda Mahārāja, el rey de los demonios, tras escuchar las enseñanzas del santo, comprendió los deberes prescritos de la persona perfecta [paramahaṁsa]. Después de ofrecer la debida adoración al anto y de obtener su permiso, partió hacia su hogar.
Significado: 

Śrī Caitanya Mahāprabhu, como se cita en el Caitanya-caritāmṛta (Madhya 28), dijo:

kiba vipra, kibā nyāsī, śūdra kene naya
yei kṛṣṇa-tattva-vettā sei `guru' haya

Toda persona bien versada en la ciencia de Kṛṣṇa puede ser guru, maestro espiritual. Por lo tanto, Prahlāda Mahārāja, a pesar de ser un gṛhastha y el rey de los demonios, era, al mismo tiempo, un paramahaṁsa, el mejor de los seres humanos; por lo tanto, es nuestro guru. Su nombre se menciona en la lista de gurus o autoridades:

svayambhūr nāradaḥ śambhuḥ
kumāraḥ kapilo manuḥ
prahlādo janako bhīṣmo
balir vaiyāsakir vayam

(Bhāg. 6.3.20)

La conclusión es que el paramahaṁsa es un devoto excelso (bhagavat-priya). Ese paramahaṁsa, sea cual sea su posición, - brahmacarya, gṛhastha, vānaprastha o sannyāsa - , es igualmente liberado y excelso.

Así terminan los significados de Bhaktivedanta del Capítulo Decimotercero del Canto Séptimo del , titulado «El comportamiento de la persona perfecta».