SB 7.14.24

ta ete śreyasaḥ kālā
n&ṛṇāṁ śreyo-vivardhanāḥ
kuryāt sarvātmanaiteṣu
śreyo 'moghaṁ tad-āyuṣaḥ
Palabra por palabra: 
te — por lo tanto; ete — todas éstas (descripciones de cálculos astronómicos); śreyasaḥ — de lo auspicioso; kālāḥ — momentos; n&ṛṇām — para seres humanos; śreyaḥ — lo auspicioso; vivardhanāḥ — aumenta; kuryāt — se debe realizar; sarva-ātmanā — con otras actividades (y no sólo con la ceremonia śrāddha); eteṣu — en ésas (estaciones); śreyaḥ — (causando) efectos auspiciosos; amogham — y éxito; tat — de un ser humano; āyuṣaḥ — de la duración de la vida.
Traducción: 
Todas estas fechas estacionales se consideran muy auspiciosas para la humanidad. En esas ocasiones se deben realizar toda clase de actividades auspiciosas, pues, con esas actividades, el ser humano alcanza el éxito en el breve lapso de su vida.
Significado: 

La persona que, a través de la evolución natural, llega a la forma humana de vida, debe asumir la responsabilidad de seguir progresando. Como se afirma en la Bhagavad-gītā (9.25): yānti deva-vratā devān: El que adora a los semidioses puede elevarse a sus planetas. Yānti mad-yājino 'pi mām: Si ofrece servicio devocional al Señor, irá de regreso al hogar, de vuelta a Dios. Por lo tanto, en la forma humana de vida tenemos el deber de ocuparnos en actividades auspiciosas a fin de regresar al hogar, de vuelta a Dios. Sin embargo, el servicio devocional no depende de las circunstancias materiales. Ahaituky apratihatā. Por supuesto, las fechas y estaciones que se han mencionado son extraordinariamente propicias para quienes se ocupan en actividades fruitivas en el plano material.