SB 7.15.24

kṛpayā bhūtajaṁ duḥkhaṁ
daivaṁ jahyāt samādhinā
ātmajaṁ yoga-vīryeṇa
nidrāṁ sattva-niṣevayā
Palabra por palabra: 
kṛpayā — por ser misericordiosos con todas las demás entidades vivientes; bhūta-jam — debido a otras entidades vivientes; duḥkham — sufrimiento; daivam — sufrimientos impuestos por la providencia; jahyāt — se debe abandonar; samādhinā — por trance o meditación; ātma-jam — sufrimientos debidos al cuerpo y la mente; yoga-vīryeṇa — con las prácticas de haṭha-yoga, prāṇāyāma, etc; nidrām — dormir; sattva-niṣevayā — por cultivar cualidades brahmínicas bajo la influencia de la modalidad de la bondad.
Traducción: 
Mediante la buena conducta y la ausencia de envidia, debemos contrarrestar los sufrimientos debidos a otras entidades vivientes; la meditación en estado de trance debe permitirnos anular los sufrimientos debidos a la providencia; y, con las prácticas de haṭha-yoga, prāṇāyāma, etc., debemos contrarrestar los sufrimientos debidos al cuerpo y la mente. Del mismo modo, con el cultivo de la modalidad de la bondad, especialmente en lo que se refiere a la comida, debemos dominar el sueño.
Significado: 

Mediante la práctica, debemos evitar que nuestro modo de alimentarnos sea causa de perturbación y sufrimiento para otras entidades vivientes. Si yo sufro cuando otros me hieren o me matan, debo procurar no herir ni matar a ninguna otra entidad viviente. La gente no sabe que, debido a la matanza de animales indefensos, ellos mismos van a tener que sufrir las rigurosas reacciones de la naturaleza material. Todo país en que la gente practique esa innecesaria matanza de animales tendrá que sufrir guerras y pestes, que le serán impuestas por la naturaleza material. Entendiendo, a partir de nuestros sufrimientos, que los demás también sufren, debemos ser bondadosos con todas las entidades vivientes. No podemos evitar los sufrimientos que vienen de la providencia; por lo tanto, cuando el sufrimiento se presente, debemos absorbernos por completo en cantar el mantra Hare Kṛṣṇa. La práctica mística del haṭha-yoga nos permitirá evitar los sufrimientos del cuerpo y de la mente.