SB 7.7.32

hariḥ sarveṣu bhūteṣu
bhagavān āsta īśvaraḥ
iti bhūtāni manasā
kāmais taiḥ sādhu mānayet
Palabra por palabra: 
hariḥ — la Suprema Personalidad de Dios; sarveṣu — en todas; bhūteṣu — las entidades vivientes; bhagavān — la personalidad suprema; āste — está situado; īśvaraḥ — el controlador supremo; iti — así; bhūtāni — todas las entidades vivientes; manasā — con esa comprensión; kāmaiḥ — por deseos; taiḥ — esos; sādhu mānayet — debemos tener en alta estima.
Traducción: 
Siempre debemos recordar que la Suprema Personalidad de Dios, en Su representación localizada, Paramātmā, está dentro del corazón de todas las entidades vivientes. En consecuencia, debemos ofrecer respeto a todas las entidades vivientes conforme a sus respectivas posiciones o manifestaciones.
Significado: 

Hariḥ sarveṣu bhūteṣu. Hay personas sin escrúpulos que a veces interpretan erróneamente esta afirmación; partiendo de que Hari está situado en el corazón de todas las entidades vivientes, su conclusión es que todas las entidades vivientes son Hari. Semejantes necios no distinguen entre el ātmā y Paramātmā, que están en todos los cuerpos. El ātmā es la entidad viviente, y Paramātmā es la Suprema Personalidad de Dios. Sin embargo, la entidad viviente individual es diferente de Paramātmā, el Señor Supremo. Por lo tanto, hariḥ sarveṣu bhūteṣu significa que Hari está situado en la posición de Paramātmā, y no de ātmā, aunque ātmā es una parte de Paramātmā. Ofrecer respeto a todas las entidades vivientes significa ofrecer respeto a Paramātmā, que está situado en el corazón de todas las entidades vivientes. No debemos cometer el error de considerar que todas las entidades vivientes son Paramātmā. Hay personas sin escrúpulos que, a veces, dan a una entidad viviente el calificativo de daridra- nārāyaṇa, svāmī-nārāyaṇa, Nārāyaṇa tal o Nārāyaṇa cual. Debemos entender claramente que, aunque Nārāyaṇa esté dentro del corazón de cada entidad viviente, la entidad viviente nunca se convierte en Nārāyaṇa.