SB 7.7.34

niśamya karmāṇi guṇān atulyān
vīryāṇi līlā-tanubhiḥ kṛtāni
yadātiharṣotpulakāśru-gadgadaṁ
protkaṇṭha udgāyati rauti nṛtyati
Palabra por palabra: 
niśamya — escuchar; karmāṇi — las actividades trascendentales; guṇān — las cualidades espirituales; atulyān — extraordinarias (que no suelen verse en la gente común); vīryāṇi — muy poderoso; līlā-tanubhiḥ — con diversas formas para pasatiempos; kṛtāni — realizados; yadā — cuando; atiharṣa — debido a su gran júbilo; utpulaka — erizamiento del vello; aśru — lágrimas en los ojos; gadgadam — voz ahogada; protkaṇṭhaḥ — en voz alta; udgāyati — canta muy fuerte; rauti — llora; nṛtyati — baila.
Traducción: 
La persona situada en el plano del servicio devocional domina, ciertamente, sus sentidos; es, por lo tanto, una persona liberada. Cuando esa persona liberada, el devoto puro, escucha acerca de las cualidades y actividades trascendentales de las encarnaciones del Señor en Sus diversos pasatiempos, los vellos del cuerpo se le erizan, sus ojos derraman lágrimas, y la voz, debido a la visión espiritual, se le ahoga. A veces baila sin poder contenerse, a veces canta en voz muy alta, y a veces llora. De ese modo expresa su júbilo trascendental.
Significado: 

Las actividades del Señor son extraordinarias. Cuando apareció en la forma de Rāmacandra, por ejemplo, el Señor realizó actividades tan extraordinarias como tender un puente sobre el mar abierto. De manera similar, el Señor Kṛṣṇa, en Su advenimiento, levantó la colina Govardhana, cuando sólo tenía siete años de edad. Esas actividades son extraordinarias. Los necios y sinvergüenzas, que no están situados en el plano trascendental, creen que esas extraordinarias actividades del Señor son mitología; sin embargo, el devoto puro, la persona liberada, cuando las escucha, de inmediato se llena de éxtasis y manifiesta los síntomas extáticos de cantar, bailar y llorar de júbilo, en voz muy alta. Ésa es la diferencia entre el devoto y un no devoto.