SB 7.7.37

adhokṣajālambham ihāśubhātmanaḥ
śarīriṇaḥ saṁsṛti-cakra-śātanam
tad brahma-nirvāṇa-sukhaṁ vidur budhās
tato bhajadhvaṁ hṛdaye hṛd-īśvaram
Palabra por palabra: 
adhokṣaja — con la Suprema Personalidad de Dios, que está fuera del alcance de la mente materialista y del conocimiento experimental; ālambham — constantemente en contacto; iha — en el mundo material; aśubha-ātmanaḥ — cuya mente está materialmente contaminada; śarīriṇaḥ — de la entidad viviente que ha recibido un cuerpo material; saṁsṛti — de la existencia material; cakra — el ciclo; śātanam — detener por completo; tat — esa; brahma-nirvāṇa — en contacto con el Brahman Supremo, la Verdad Absoluta; sukham — felicidad trascendental; viduḥ — entienden; budhāḥ — aquellos que son espiritualmente avanzados; tataḥ — por lo tanto; bhajadhvam — ocupaos en servicio devocional; hṛdaye — en lo profundo del corazón; hṛt-īśvaram — a la Suprema Personalidad de Dios, la Superalma que está dentro del corazón.
Traducción: 
El verdadero problema de la vida es el ciclo de nacimientos y muertes, que es como una rueda que da vueltas hacia arriba y hacia abajo, girando sin cesar. Esa rueda, sin embargo, se detiene por completo cuando nos ponemos en contacto con la Suprema Personalidad de Dios. En otras palabras, la bienaventuranza trascendental que se experimenta cuando nos ocupamos constantemente en servicio devocional nos libera por completo de la existencia material. Esto lo saben todos los hombres de conocimiento. Por lo tanto, queridos amigos, ¡oh, hijos de los asuras!, comenzad enseguida a meditar en la Superalma que está en el corazón de todos, y adoradle.
Significado: 

La creencia generalizada es que si nos fundimos en la existencia del Brahman, que es el aspecto impersonal de la Verdad Absoluta, alcanzamos la felicidad completa. La palabra brahma-nirvāṇa se refieren a la unión con la Verdad Absoluta, que se experimenta en tres aspectos: brahmeti paramātmeti bhagavān iti śabdyate. Brahma-sukha, la felicidad espiritual que se experimenta en la fusión con el Brahman impersonal, se debe a que el brahmajyoti es la refulgencia de la Suprema Personalidad de Dios. Yasya prabhā prabhavato jagad- aṇḍa-koṭi: Yasya prabhā, el Brahman impersonal, está formado por los rayos del cuerpo trascendental de Kṛṣṇa. Por lo tanto, la felicidad trascendental que se siente al fundirse en el Brahman se debe al contacto con Kṛṣṇa. Ese contacto con Kṛṣṇa es la perfección de brahma-sukha. Cuando la mente entra en contacto con el Brahman impersonal, nos sentimos satisfechos, pero debemos seguir avanzando y ofrecer servicio a la Suprema Personalidad de Dios, pues no existe ninguna garantía de que podamos permanecer fusionados con la refulgencia del Brahman. Āruhya kṛcchreṇa paraṁ padaṁ tataḥ patanty adho 'nādṛta-yuṣmad-aṅghrayaḥ: Es posible fundirse en el aspecto Brahman de la Verdad Absoluta, pero la posibilidad de caer sigue presente, pues de ese modo no se establece una relación con Adhokṣaja, Vāsudeva. Por supuesto, es indudable que brahma-sukha eclipsa la felicidad material, pero, cuando avanzamos a través del Brahman impersonal y el Paramātmā localizado para acercarnos a la Suprema Personalidad de Dios, estableciendo con Él una relación de sirvientes, amigos, padres o amantes conyugales, nuestra felicidad lo invade todo. Entonces, de modo natural, sentimos bienaventuranza trascendental, del mismo modo que sentimos felicidad cuando vemos el brillo de la Luna. La felicidad que se siente al ver la Luna es natural, pero, cuando podemos ver a la Suprema Personalidad de Dios, sentimos que nuestra felicidad trascendental es cientos de miles de veces mayor. Tan pronto como establecemos una relación muy íntima con la Suprema Personalidad de Dios, nos liberamos por completo de la contaminación material. Yā nirvṛtis tanu-bhṛtām. Esa desaparición completa de la felicidad material se denomina nirvṛti o nirvāṇa. En el Bhakti-rasāmṛta-sindhu (1.1.38), Śrīla Rūpa Gosvāmī dice:

brahmānando bhaved eṣa
cet parārdha-guṇīkṛtaḥ
naiti bhakti-sukhāmbhodheḥ
paramāṇu-tulām api

«Si brahmānanda, la felicidad de fundirse en la refulgencia del Brahman, se multiplicase cien trillones de veces, seguiría sin poder compararse a la bienaventuranza trascendental que se experimenta con un sólo átomo del océano del servicio devocional».

brahma-bhūtaḥ prasannātmā
na śocati na kāṅkṣati
samaḥ sarveṣu bhūteṣu
mad-bhaktiṁ labhate parām

«Aquel que se establece en el plano trascendental percibe de inmediato el Brahman Supremo, y se vuelve plenamente dichoso. Nunca se lamenta ni desea poseer nada. Tiene la misma disposición para con todas las entidades vivientes. Habiendo alcanzado ese estado, ofrece servicio devocional puro al Señor» (Bg. 18.54). Avanzando más a partir de esa etapa de brahma-nirvāṇa, se entra en la etapa de servicio devocional (mad-bhaktiṁ labhate parām). La palabra adhokṣajālambham se refiere a mantener la mente siempre ocupada en la Verdad Absoluta, que está más allá de la mente y de la especulación material. Sa vai manaḥ kṛṣṇa- padāravindayoḥ. Ése es el resultado de la adoración de la Deidad. Quien se ocupa constantemente en el servicio del Señor y en pensar en Sus pies de loto, se libera inmediatamente de toda la contaminación material. Así pues, la palabra brahma- nirvāṇa-sukham indica que, cuando estamos en contacto con la Verdad Absoluta, la complacencia material de los sentidos desaparece por completo.