SB 7.9.47

rūpe ime sad-asatī tava veda-sṛṣṭe
bījāṅkurāv iva na cānyad arūpakasya
yuktāḥ samakṣam ubhayatra vicakṣante tvāṁ
yogena vahnim iva dāruṣu nānyataḥ syāt
Palabra por palabra: 
rūpe — en las formas; ime — estas dos; sat-asatī — la causa y el efecto; tava — Tus; veda-sṛṣṭe — explicadas en los Vedas; bīja-aṅkurau — la semilla y el brote; iva — como; na — nunca; ca — también; anyat — cualquier otro; arūpakasya — de Ti, que no tienes forma material; yuktāḥ — los que están ocupados en Tu servicio devocional; samakṣam — ante los mismos ojos; ubhayatra — de ambas maneras (espiritual y materialmente); vicakṣante — pueden realmente ver; tvām — a Ti; yogena — con el simple método del servicio devocional; vahnim — fuego; iva — como; dāruṣu — en madera; na — no; anyataḥ — por ningún otro medio; syāt — es posible.
Traducción: 
Mediante el conocimiento védico autorizado se puede ver que las formas de causa y efecto presentes en la manifestación cósmica pertenecen a la Suprema Personalidad de Dios, pues la manifestación cósmica es Su energía. Tanto la causa como el efecto son simplemente energías del Señor. Por lo tanto, ¡oh, mi Señor!, del mismo modo que un sabio considera la causa y el efecto y puede detectar la presencia del fuego en la madera, aquellos que se ocupan en el servicio devocional entienden que Tú eres a la vez la causa y el efecto.
Significado: 

Como se explicó en versos anteriores, muchos supuestos estudiantes del conocimiento espiritual siguen los diez métodos de mauna-vrata- śruta-tapo-'dhyayana-sva-dharma-vyākhyā-japa-samādhayaḥ. Estos métodos pueden parecer muy atractivos, pero con ellos no se pueden entender realmente la causa y el efecto verdaderos, ni la fuente original de todo (janmādy asya yataḥ). La fuente original de todo es la Suprema Personalidad de Dios (sarva-kāraṇa- kāraṇam). La fuente original de todo es Kṛṣṇa, el gobernante supremo. Īśvaraḥ paramaḥ kṛṣṇaḥ sac-cid-ānanda-vigrahaḥ. Su forma es espiritual y eterna. En verdad, Él es la raíz de todo (bījaṁ māṁ sarva-bhūtānām). La Suprema Personalidad de Dios es la causa de todas las manifestaciones que puedan existir. Esto no se puede comprender ni mediante el mal llamado silencio ni con ninguna mescolanza de métodos. Como se explica en la Bhagavad-gītā (bhaktyā mām abhijānāti), la causa suprema sólo se puede entender mediante el servicio devocional. En otro pasaje del Śrīmad-Bhāgavatam (11.14.21), el Dios Supremo dice personalmente: bhaktyāham ekayā grāhyaḥ: La causa original de todas las causas, la Persona Suprema, sólo se puede comprender mediante el servicio devocional, y no mediante exhibicionismos baratos.