SB 8.10.38

teṣāṁ padāghāta-rathāṅga-cūrṇitād
āyodhanād ulbaṇa utthitas tadā
reṇur diśaḥ khaṁ dyumaṇiṁ ca chādayan
nyavartatāsṛk-srutibhiḥ pariplutāt
Palabra por palabra: 
teṣām — de todas las personas que combatían en el campo de batalla; padāghāta — debido al choque con el suelo de las piernas de los demonios y semidioses; ratha-aṅga — y por las ruedas de las cuadrigas; cūrṇitāt — que se deshacía en partículas de polvo; āyodhanāt — del campo de batalla; ulbaṇaḥ — con gran violencia; utthitaḥ — elevarse; tadā — en aquel momento; reṇuḥ — las partículas de polvo; diśaḥ — todas las direcciones; kham — el espacio exterior; dyumaṇim — hasta el Sol; ca — también; chādayan — cubriendo todo el espacio hasta allí; nyavartata — no se pudieron mantener flotando en el aire; asṛk — de sangre; srutibhiḥ — por partículas; pariplutāt — debido a que salpicaba por todas partes.
Traducción: 
Al chocar con el suelo, las piernas de los semidioses y demonios y las ruedas de las cuadrigas levantaban violentamente al cielo partículas de polvo, que formaron una nube que cubrió todas las direcciones del espacio exterior, hasta el Sol. Pero, al entrar en contacto con las gotas de sangre salpicada por todo el espacio, la nube de polvo no podía sostenerse en el cielo.
Significado: 

La nube de polvo cubrió todo el horizonte, pero, con las salpicaduras de sangre, que llegaron hasta el Sol, no podía sostenerse en el cielo. Un aspecto a señalar en este verso es que la sangre llegó hasta el Sol, pero no dice nada de que hubiera llegado a la Luna. Por lo tanto, y como se afirma en otro pasaje del Śrīmad-Bhāgavatam, parece ser que el planeta más cercano a la Tierra es el Sol, no la Luna. Ya hemos hablado de esto muchas veces. Primero está el Sol, después la Luna, Marte, Júpiter, etc. Se calcula que el Sol está a unos 150.000.000 kms. por encima de la superficie de la Tierra, y el Śrīmad-Bhāgavatam nos indica que la Luna está a 2.600.000 kms. por encima del Sol. Por lo tanto, la distancia entre la Tierra y la Luna sería de unos 153.000.000 kms. Si una cápsula espacial viajase a la velocidad de 30.000 kms. por hora, ¿cómo iba a llegar a la Luna en cuatro días? A esa velocidad, tardaría por lo menos siete meses en llegar. Por lo tanto, es imposible que una cápsula espacial en una expedición lunar haya alcanzado la Luna en cuatro días.