SB 8.10.57

mālī sumāly atibalau yudhi petatur yac-
cakreṇa kṛtta-śirasāv atha mālyavāṁs tam
āhatya tigma-gadayāhanad aṇḍajendraṁ
tāvac chiro 'cchinad arer nadato 'riṇādyaḥ
Palabra por palabra: 
mālī-sumālī — dos demonios llamados Mālī y Sumālī; ati-balau — muy poderosos; yudi — en el campo de batalla; petatuḥ — cayeron; yat-cakreṇa — por cuyo disco; kṛtta-śirasau — las cabezas cortadas; atha — a continuación; mālyavān — Mālyavān; tam — a la Suprema Personalidad de Dios; āhatya — atacar; tigma-gadayā — con una maza muy afilada; ahanat — trató de atacar, matar; aṇḍa-ja-indram — a Garuḍa, el rey de todas las aves, que nacen de huevos; tāvat — en ese momento; śiraḥ — la cabeza; acchinat — cortó; areḥ — del enemigo; nadataḥ — rugiendo como un león; ariṇā — por medio del disco; ādyaḥ — la Personalidad de Dios original.
Traducción: 
Seguidamente, el Señor Supremo mató a Mālī y Sumālī, dos demonios muy poderosos, cortándoles la cabeza con Su disco. Otro demonio, Mālyavān, se lanzó entonces contra el Señor. Rugiendo como un león, el demonio atacó con su afilada maza a Garuḍa, el señor de las aves, que nacen de huevos. Sin embargo, la Suprema Personalidad de Dios, la persona original, también cortó la cabeza de aquel enemigo con Su disco.
Significado: 

Así terminan los significados de Bhaktivedanta del Capítulo Décimo del Canto Octavo del , titulado «La batalla entre los semidioses y los demonios».