SB 8.11.48

baliś cośanasā spṛṣṭaḥ
pratyāpannendriya-smṛtiḥ
parājito 'pi nākhidyal
loka-tattva-vicakṣaṇaḥ
Palabra por palabra: 
baliḥ — Mahārāja Bali; ca — también; uśanasā — por Śukrācārya; spṛṣṭaḥ — tocado; pratyāpanna — fue devuelta; indriya-smṛtiḥ — puesta en práctica de las actividades de los sentidos y de la memoria; parājitaḥ — fue vencido; api — aunque; na akhidyat — no se lamentó; loka-tattva-vicakṣaṇaḥ — pues tenía mucha experiencia en los asuntos del universo.
Traducción: 
Bali Mahārāja tenía mucha experiencia en los asuntos del universo. Cuando, por la gracia de Śukrācārya, volvió en sí y recobró la memoria, pudo entender todo lo que había ocurrido. Por eso, aunque había sido vencido, no se lamentó.
Significado: 

Se indica que Bali Mahārāja era una persona de gran experiencia. Esto es muy significativo. A pesar de haber sido vencido, no estaba triste en absoluto, pues sabía que nada sucede sin la aprobación de la Suprema Personalidad de Dios.

Como era un devoto, aceptó su derrota sin lamentarse. En la Bhagavad-gītā (2.47), la Suprema Personalidad de Dios afirma: karmaṇy evādhikāras te mā phaleṣu kadācana. Toda persona consciente de Kṛṣṇa debe cumplir con su deber, sin preocuparse por la victoria ni por la derrota. Debe cumplir con su deber siguiendo la orden de Kṛṣṇa o de Su representante, el maestro espiritual. Ānukūlyena kṛṣṇānuśīlanaṁ bhaktir uttamā. Quien se encuentra en el nivel más elevado de servicio devocional, siempre se rige por las órdenes y la voluntad de Kṛṣṇa.

Así terminan los significados de Bhaktivedanta del Capítulo Undécimo del Canto Octavo del Śrīmad-Bhāgavatam, titulado «El rey Indra acaba con los demonios».