SB 8.12.31

tasyāsau padavīṁ rudro
viṣṇor adbhuta-karmaṇaḥ
pratyapadyata kāmena
vairiṇeva vinirjitaḥ
Palabra por palabra: 
tasya — de aquel que es el Señor Supremo; asau — el Señor Śiva; padavīm — el lugar; rudraḥ — el Señor Śiva; viṣṇoḥ — del Señor Viṣṇu; adbhuta-karmaṇaḥ — de aquel que actúa de un modo muy maravilloso; pratyapadyata — comenzó a seguir; kāmena — por el deseo de disfrute; vairiṇā iva — como si por un enemigo; vinirjitaḥ — fuese perseguido.
Traducción: 
Perseguido por los deseos lujuriosos, como si un enemigo le acosase, el Señor Śiva siguió los pasos del Señor Viṣṇu, que actúa de un modo muy maravilloso y había adoptado la forma de Mohīni.
Significado: 

El Señor Śiva no puede caer víctima de māyā. Por lo tanto, debemos entender que quien hostigaba de esta forma al Señor Śiva era la potencia interna del Señor Viṣṇu. A través de Sus diversas potencias, el Señor Viṣṇu puede realizar muchas actividades maravillosas.

parāsya śaktir vividhaiva śrūyate
svābhāvikī jñāna-bala-kriyā ca

(Śvetāśvatara Upaniṣad 6.8)

El Señor Supremo tiene diversas potencias, mediante las cuales puede actuar con gran eficacia. Para hacer algo de modo perfecto, ni siquiera tiene que reflexionar. Debemos entender que las grandes angustias que aquella mujer estaba causando al Señor Śiva no eran obra de una mujer, sino del propio Señor Viṣṇu.