SB 8.15.8-9

athāruhya rathaṁ divyaṁ
bhṛgu-dattaṁ mahārathaḥ
susrag-dharo 'tha sannahya
dhanvī khaḍgī dhṛteṣudhiḥ
hemāṅgada-lasad-bāhuḥ
sphuran-makara-kuṇḍalaḥ
rarāja ratham ārūḍho
dhiṣṇya-stha iva havyavāṭ
Palabra por palabra: 
atha — seguidamente; āruhya — subirse en; ratham — la cuadriga; divyam — celestial; bhṛgu-dattam — dada por Śukrācārya; mahā-rathaḥ — Bali Mahārāja, el gran auriga; su-srak-dharaḥ — adornado con un hermoso collar de flores; atha — así; sannahya — cubrir su cuerpo con la armadura; dhanvī — armado con un arco; khaḍgī — con una espada; dhṛta-iṣudhiḥ — con un carcaj de flechas; hema-aṅgada-lasat-bāhuḥ — con ajorcas de oro adornando sus brazos; sphurat-makara-kuṇḍalaḥ — con aretes brillantes como zafiros; rarāja — iluminaba; ratham ārūḍhaḥ — subirse en la cuadriga; dhiṣṇya-sthaḥ — sobre el altar del sacrificio; iva — como; havya-vāṭ — un fuego sagrado.
Traducción: 
Así, después de subirse en la cuadriga que Śukrācārya le había dado, Bali Mahārāja, adornado con un hermoso collar de flores, vistió su cuerpo con la armadura protectora, y se armó con el arco, una espada y un carcaj de flechas. Cuando tomó asiento en la cuadriga, adornados los brazos con ajorcas doradas y las orejas con aretes de zafiro, resplandecía como un fuego sagrado.