SB 8.16.51-52

pūjāṁ ca mahatīṁ kuryād
vitta-śāṭhya-vivarjitaḥ
caruṁ nirūpya payasi
śipiviṣṭāya viṣṇave
sūktena tena puruṣaṁ
yajeta susamāhitaḥ
naivedyaṁ cātiguṇavad
dadyāt purua-tuṣṭidam
Palabra por palabra: 
pūjām — adoración; ca — también; mahatīm — muy suntuosa; kuryāt — debe hacer; vitta-śāṭhya — mentalidad avarienta (no gastar suficiente dinero); vivarjitaḥ — abandonando; carum — cereales ofrecidos en el yajña; nirūpya — ver adecuadamente; payasi — con leche; śipiviṣṭāya — a la Superalma, que está en el corazón de todas las entidades vivientes; viṣṇave — al Señor Viṣṇu; sūktena — recitando el mantra védico conocido con el nombre de puruṣa-sūkta; tena — con ese; puruṣam — a la Suprema Personalidad de Dios; yajeta — se debe adorar; su-samāhitaḥ — con gran atención; naivedyam — alimento ofrecido a la Deidad; ca — y; ati-guṇa-vat — preparado con gran opulencia y con toda clase de sabores; dadyāt — debe ofrecer; puruṣa-tuṣṭi-dam — todo muy agradable para la Suprema Personalidad de Dios.
Traducción: 
Abandonando el avariento hábito de no gastar dinero, el devoto debe disponer una suntuosa adoración para la Suprema Personalidad de Dios, Viṣṇu, que está en el corazón de todas las entidades vivientes. Con gran atención, debe preparar una oblación de cereales hervidos en leche y ghī, y debe recitar el mantra puruṣa-sūkta. Las ofrendas de alimento deben ser de sabores variados. De ese modo, debe adorar a la Suprema Personalidad de Dios.