SB 8.16.9

yat-pūjayā kāma-dughān
yāti lokān gṛhānvitaḥ
brāhmaṇo 'gniś ca vai viṣṇoḥ
sarva-devātmano mukham
Palabra por palabra: 
yat-pūjayā — por adorar al fuego y a los brāhmaṇas; kāma-dughān — que satisfacen todos los deseos; yāti — la persona va; lokān — destinada al sistema planetario superior; gṛha-anvitaḥ — una persona apegada a la vida familiar; brāhmaṇaḥ — los brāhmaṇas; agniḥ ca — y el fuego; vai — en verdad; viṣṇoḥ — del Señor Viṣṇu; sarva-deva-ātmanaḥ — el alma de todos los semidioses; mukham — la boca.
Traducción: 
El casado que adora al fuego y a los brāhmaṇas puede alcanzar el deseado objetivo de residir en los planetas superiores, pues el fuego de sacrificio y los brāhmaṇas deben considerarse la boca del Señor Viṣṇu, que es la Superalma de todos los semidioses.
Significado: 

En la cultura védica, el fuego de sacrificio se enciende para ofrecer oblaciones de ghī, cereales, frutas, flores, etc., de manera que el Señor Viṣṇu las coma y Se sienta satisfecho. En la Bhagavad-gītā (9.26), el Señor dice:

patraṁ puṣpaṁ phalaṁ toyaṁ
yo me bhaktyā prayacchati
tad ahaṁ bhakty-upahṛtam
aśnāmi prayatātmanaḥ

«Si alguien Me ofrece con amor y devoción una hoja, una flor, fruta o agua, Yo lo aceptaré». Por lo tanto, si se ofrecen esos productos en el fuego de sacrificio, el Señor Viṣṇu Se sentirá satisfecho. Del mismo modo, también se recomienda brāhmaṇa-bhojana, alimentar a los brāhmaṇas, pues cuando los brāhmaṇas comen los suntuosos remanentes del alimento ofrecido en el yajña, el Señor Viṣṇu mismo come también. Por consiguiente, los principios védicos recomiendan que, en todas las festividades y ceremonias, se ofrezcan oblaciones en el fuego y se dé de comer a los brāhmaṇas con suntuosos alimentos. Con esas actividades, el casado puede elevarse a los planetas celestiales y a otros lugares de los sistemas planetarios superiores.