SB 8.17.27

tvam ādir anto bhuvanasya madhyam
ananta-śaktiṁ puruṣaṁ yam āhuḥ
kālo bhavān ākṣipatīśa viśvaṁ
stroto yathāntaḥ patitaṁ gabhīram
Palabra por palabra: 
tvam — Tu Señoría; ādiḥ — la causa original; antaḥ — la causa de la disolución; bhuvanasya — del universo; madhyam — el sostenimiento de esta manifestación; ananta-śaktim — el receptáculo de ilimitadas potencias; puruṣam — la Persona Suprema; yam — a quien; āhuḥ — ellos dicen; kālaḥ — el principio del tiempo eterno; bhavān — Tu Señoría; ākṣipati — atraer; īśa — el Señor Supremo; viśvam — todo el universo; strotaḥ — olas; yathā — como; antaḥ patitam — caídas dentro del agua; gabhīram — muy profunda.
Traducción: 
¡Oh, mi Señor!, Tú eres el comienzo, la manifestación y la disolución final de los tres mundos. Los Vedas Te glorifican por ser el receptáculo de ilimitadas potencias, la Persona Suprema. ¡Oh, mi Señor!, del mismo modo que las olas atraen las ramas y las hojas caídas en la profundidad de las aguas, Tú, el factor tiempo eterno y supremo, atraes todo lo que existe en el universo.
Significado: 

El factor tiempo se describe a veces con la expresión kāla-strota, las olas del tiempo. Todo lo que existe en el mundo material se halla bajo la influencia del factor tiempo y es arrastrado por las olas de la atracción, que representan a la Suprema Personalidad de Dios.