SB 8.17.8

śrī-aditir uvāca
yajñeśa yajña-puruṣācyuta tīrtha-pāda
tīrtha-śravaḥ śravaṇa-maṅgala-nāmadheya
āpanna-loka-vṛjinopaśamodayādya
śaṁ naḥ kṛdhīśa bhagavann asi dīna-nāthaḥ
Palabra por palabra: 
śrī-aditiḥ uvāca — la semidiosa Aditi dijo; yajña-īśa — ¡oh, controlador de todas las ceremonias de sacrificio!; yajña-puruṣa — la persona que disfruta los beneficios de todos los sacrificios; acyuta — infalible; tīrtha-pāda — a cuyos pies de loto se hallan todos los lugares sagrados de peregrinaje; tīrtha-śravaḥ — famoso por ser el refugio supremo de todas las personas santas; śravaṇa — escuchar acerca de quien; maṅgala — es auspicioso; nāmadheya — cantar Su nombre también es auspicioso; āpanna — entregada; loka — de gente; vṛjina — posición material peligrosa; upaśama — disminuir; udaya — que ha aparecido; ādya — la Personalidad de Dios original; śam — carácter auspicioso; naḥ — nuestro; kṛdhi — por favor, concédenos; īśa — ¡oh, controlador supremo!; bhagavan — ¡oh, Señor!; asi — Tú eres; dīna-nāthaḥ — el único refugio de los oprimidos.
Traducción: 
La diosa Aditi dijo: ¡Oh, amo y disfrutador de todas las ceremonias de sacrificio!, ¡oh, Tú, que eres la persona más famosa, el infalible, cuyo nombre, al ser cantado, propaga toda buena fortuna!, ¡oh, Suprema Personalidad de Dios original, controlador supremo, refugio de todos los lugares sagrados! Tú eres el refugio de las pobres entidades vivientes inmersas en sufrimientos, y has aparecido para disminuir sus pesares. Por favor, sé bondadoso con nosotros y aumenta nuestra buena fortuna.
Significado: 

La Suprema Personalidad de Dios es el maestro de aquellos que observan votos y austeridades, y es quien les concede bendiciones. Él es digno de ser adorado por el devoto durante toda su vida, pues nunca rompe Sus promesas. Así lo afirma en la Bhagavad-gītā (9.31): kaunteya pratijānīhi na me bhaktaḥ praṇaśyati: «¡Oh, hijo de Kuntī!, declara abiertamente que Mi devoto jamás perece». El Señor recibe en este verso el nombre de acyuta, «el infalible», debido a que cuida de Sus devotos. Ciertamente, por la misericordia del Señor, todo enemigo de los devotos acaba por ser vencido. El Señor es la fuente del agua del Ganges; debido a ello, en este verso recibe el nombre de tīrtha-pāda, que indica que todos los lugares sagrados se encuentran a Sus pies de loto, o que todo lo que Él toca con Su pie se convierte en lugar sagrado. La Bhagavad-gītā, por ejemplo, comienza con las palabras dharma-kṣetre kuru-kṣetre. La presencia del Señor hizo que el campo de batalla de Kurukṣetra se convirtiese en un dharma-kṣetra, un lugar de peregrinación. Por esa razón, los Pāṇḍavas, que eran sumamente religiosos, tenían la victoria asegurada. Todo lugar en el que la Suprema Personalidad de Dios manifiesta Sus pasatiempos, como Vṛndāvana o Dvārakā, se convierte en un lugar sagrado. El canto del santo nombre del Señor - Hare Kṛṣṇa, Hare Kṛṣṇa, Kṛṣṇa Kṛṣṇa, Hare Hare/ Hare Rāma, Hare Rāma, Rāma Rāma, Hare Hare - es agradable para el oído, y llena de buena fortuna a todo el que lo escucha. Debido a la presencia de la Suprema Personalidad de Dios, Aditi estaba completamente segura de que la penosa condición en que los demonios la habían puesto había llegado a su fin.