SB 8.2.8

sarit-sarobhir acchodaiḥ
pulinair maṇi-vālukaiḥ
deva-strī-majjanāmoda-
saurabhāmbv-anilair yutaḥ
Palabra por palabra: 
sarit — con ríos; sarobhiḥ — y lagos; acchodaiḥ — llenos de aguas cristalinas; pulinaiḥ — playas; maṇi — con pequeñas joyas; vālukaiḥ — como granos de arena; deva-strī — de las acompañantes de los semidioses; majjana — al bañarse (en esas aguas); āmoda — fragancia corporal; saurabha — muy fragante; ambu — con el agua; anilaiḥ — y el aire; yutaḥ — enriquecida (la atmósfera de la montaña Trikūṭa).
Traducción: 
En la montaña Trikūṭa hay muchos lagos y ríos, con playas cubiertas de joyas pequeñas como granos de arena. Las aguas son tan claras como el cristal, y, cuando las muchachas celestiales se bañan en ellas, el agua y la brisa quedan impregnadas de la fragancia de sus cuerpos, que enriquece toda la atmósfera.
Significado: 

Incluso en el mundo material hay muchas clases de entidades vivientes. En la Tierra, los seres humanos suelen ocultar el mal olor de su cuerpo rociándose con perfumes; sin embargo, en este verso vemos que las muchachas celestiales perfuman con la fragancia de sus cuerpos los ríos, los lagos, la brisa, y toda la atmósfera de la montaña Trikūṭa. Si los cuerpos de las muchachas de los sistemas planetarios superiores son tan hermosos, nos es difícil imaginar la gran belleza corporal de las muchachas de Vaikuṇṭha, o de las muchachas de Vṛndāvana, las gopīs.