SB 8.22.24

śrī-bhagavān uvāca
brahman yam anugṛhṇāmi
tad-viśo vidhunomy aham
yan-madaḥ puruṣaḥ stabdho
lokaṁ māṁ cāvamanyate
Palabra por palabra: 
śrī-bhagavān uvāca — la Suprema Personalidad de Dios dijo; brahman — ¡oh, Señor Brahmā!; yam — a cualquiera que; anugṛhṇāmi — Yo muestro Mi misericordia; tat — su; viśaḥ — opulencia material o riquezas; vidhunomi — quito; aham — Yo; yat-madaḥ — con prestigio falso debido al dinero; puruṣaḥ — esa persona; stabdhaḥ — que no razona; lokam — de los tres mundos; mām ca — de Mí también; avamanyate — se burla.
Traducción: 
La Suprema Personalidad de Dios dijo: Mi querido Señor Brahmā, en contacto con la opulencia material, la persona necia deja de razonar y se vuelve loca, de modo que no respeta a nadie en los tres mundos y llega incluso a desafiar Mi autoridad. Cuando quiero favorecer especialmente a una persona así, lo primero que hago es quitarle todo lo que posee.
Significado: 

Una civilización que se ha vuelto atea debido al progreso y a la opulencia materiales es de lo más peligroso. El materialista que goza de mucha opulencia se vuelve tan orgulloso que no tiene consideración por nadie y se niega incluso a aceptar la autoridad de la Suprema Personalidad de Dios. Ciertamente, el resultado de esa mentalidad es muy peligroso. A veces, para mostrar Su favor especial, el Señor recurre a alguien como Bali Mahārāja y le priva de todas sus posesiones, para que sirva de ejemplo.