SB 8.23.14

brahman santanu śiṣyasya
karma-cchidraṁ vitanvataḥ
yat tat karmasu vaiṣamyaṁ
brahma-dṛṣṭaṁ samaṁ bhavet
Palabra por palabra: 
brahman — ¡oh, brāhmaṇa!; santanu — por favor, explica; śiṣyasya — de tu discípulo; karma-chidram — las incorrecciones en las actividades fruitivas; vitanvataḥ — de quien estaba celebrando sacrificios; yat tat — la cual; karmasu — en las actividades fruitivas; vaiṣamyam — incorrección; brahma-dṛṣṭam — cuando sea juzgada por los brāhmaṇas; samam — equilibrada; bhavet — se vuelve.
Traducción: 
¡Oh, el mejor de los brāhmaṇas, Śukrācārya!, por favor, explica cuál ha sido el error o incorrección de tu discípulo Bali Mahārāja, que se ocupaba en la celebración de sacrificios. Esa falta quedará anulada cuando se la juzgue ante brāhmaṇas cualificados.
Significado: 

Después de la partida de Bali Mahārāja y Prahlāda Mahārāja hacia el planeta Sutala, el Señor Viṣṇu preguntó a Śukrācārya cuál había sido el error de Bali Mahārāja que le había llevado a maldecirle. Esta forma de juzgar a Bali Mahārāja, cuando ya no estaba allí presente, podría ser cuestionada. Como respuesta, el Señor Viṣṇu informó a Śukrācārya de que la presencia de Bali Mahārāja no era necesaria, pues era probable que sus errores e incorrecciones quedasen anulados cuando los brāhmaṇas los juzgasen. Como se verá en el siguiente verso, Bali Mahārāja estaba libre de culpa; Śukrācārya le había maldecido injustamente. Esto, sin embargo, había sido mejor para Bali, pues, como resultado de la maldición de Śukrācārya, había perdido todas sus posesiones, y la Suprema Personalidad de Dios le había favorecido por su fuerte fe en el servicio devocional. Por supuesto, el devoto no precisa ocuparse en actividades fruitivas. Como se afirma en el śāstra: sarvārhaṇam acyutejyā (Bhāg. 4.31.14). Al adorar a Acyuta, la Suprema Personalidad de Dios, se satisface a todo el mundo. Bali Mahārāja había satisfecho a la Suprema Personalidad de Dios; por lo tanto, en su celebración de sacrificios no había incorrecciones.