SB 8.23.16

mantratas tantrataś chidraṁ
deśa-kālārha-vastutaḥ
sarvaṁ karoti niśchidram
anusaṅkīrtanaṁ tava
Palabra por palabra: 
mantrataḥ — en la pronunciación incorrecta de los mantras védicos; tantrataḥ — en la falta de conocimiento para seguir los principios regulativos; chidram — incorrección; deśa — en cuestión de país; kāla — y momento; arha — y receptor; vastutaḥ — y utillería; sarvam — todo esto; karoti — hace; niśchidram — sin incorrección; anusaṅkīrtanam — el canto constante del santo nombre; tava — de Tu Señoría.
Traducción: 
Al pronunciar los mantras y seguir los principios regulativos, se pueden cometer muchos errores. También puede haber incorrecciones con respecto al momento, el lugar, la persona y los útiles. Pero cuando se canta el santo nombre de Tu Señoría, toda falta desaparece.
Significado: 

Śrī Caitanya Mahāprabhu ha recomendado:

harer nāma harer nāma
harer nāmaiva kevalam
kalau nāsty eva nāsty eva
nāsty eva gatir anyathā

«En esta era de riñas e hipocresía, el único modo de alcanzar la liberación consiste en cantar el santo nombre del Señor. No hay otra manera. No hay otra manera. No hay otra manera» (Bṛhan-nāradīya Purāṇa 38.126). En la era de Kali, es sumamente difícil celebrar sacrificios o ceremonias rituales védicas de modo perfecto. Apenas hay nadie que sepa cantar los mantras védicos con la pronunciación perfecta o que pueda reunir todo lo necesario para las celebraciones védicas. Por todo ello, el sacrificio recomendado para esta era es el saṅkīrtana, el canto constante del santo nombre del Señor. Yajñaiḥ saṅkīrtana-prāyair yajanti hi sumedhasaḥ (Bhāg. 11.5.29). En lugar de perder el tiempo celebrando sacrificios védicos, las personas inteligentes y bien dotadas de sustancia cerebral deben adoptar el canto del santo nombre para, de esa forma, realizar el sacrificio perfecto. Yo he visto que muchos líderes religiosos, adictos a celebrar yajñas, se gastan cientos de miles de rupias en celebraciones de sacrificio imperfectas. Ésta es una lección para quienes celebran esos sacrificios imperfectos e innecesarios. Debemos seguir el consejo de Śrī Caitanya Mahāprabhu (yajñaiḥ saṅkīrtana-prāyair yajanti hi sumedhasaḥ). Śukrācārya era un brāhmaṇa estricto y muy apegado a las actividades rituales, pero, a pesar de ello, también admitió: niśchidram anusaṅkīrtanaṁ tava: «Mi Señor, el canto constante del santo nombre de Tu Señoría hace que todo sea perfecto». En Kali-yuga no se pueden celebrar ceremonias rituales védicas de un modo tan perfecto como antes. Por esa razón, Śrīla Jīva Gosvāmī, después de aconsejar que se deben seguir cuidadosamente todos los principios propios de las actividades espirituales, y, en particular, de la adoración de la Deidad, señaló que, a pesar de todo, siempre cabe la posibilidad de cometer errores, y que esos errores deben subsanarse con el canto del santo nombre de la Suprema Personalidad de Dios. Por esa razón, en nuestro movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa hacemos especial hincapié en el canto del mantra Hare Kṛṣṇa en todas las actividades.