SB 8.3.16

guṇāraṇi-cchanna-cid-uṣmapāya
tat-kṣobha-visphūrjita-mānasāya
naiṣkarmya-bhāvena vivarjitāgama-
svayaṁ-prakāśāya namas karomi
Palabra por palabra: 
guṇa — por las tres guṇas, las modalidades de la naturaleza material (sattva, rajas y tamas); araṇi — por madera araṇi; channa — cubierto; cit — de conocimiento; uṣmapāya — a aquel cuyo fuego; tat-kṣobha — de la agitación de las modalidades de la naturaleza material; visphūrjita — fuera; mānasāya — a aquel cuya mente; naiṣkarmya-bhāvena — debido a la etapa de comprensión espiritual; vivarjita — en aquellos que abandonan; āgama — los principios védicos; svayam — personalmente; prakāśāya — a aquel que Se manifiesta; namaḥ karomi — ofrezco mis respetuosas reverencias.
Traducción: 
Mi Señor, como el fuego en la madera araṇi, Tú y Tu ilimitado conocimiento permanecéis cubiertos por las modalidades de la naturaleza. Tu mente, sin embargo, no presta atención a las actividades de esas modalidades. Las personas de conocimiento espiritual avanzado no están sujetas a los principios regulativos que se dictan en las Escrituras védicas. Esas almas avanzadas son trascendentales, y, por ello, Tú apareces personalmente en sus mentes puras. Yo Te ofrezco mis respetuosas reverencias.
Significado: 

En la Bhagavad-gītā (10.11), se dice:

teṣām evānukampārtham
aham ajñāna-jaṁ tamaḥ
nāśayāmy ātma-bhāva stho
jñāna-dīpena bhāsvatā

Al devoto que lleva los pies de loto del Señor en el corazón, el Señor le da iluminación espiritual, jñāna-dīpa, mostrándole desde dentro Su misericordia especial. Ese jñāna-dīpa se compara al fuego oculto en la madera araṇi. En el pasado, cuando se celebraban sacrificios de fuego, los grandes sabios no encendían el fuego directamente, sino que lo invocaban en la madera araṇi. Del mismo modo, todas las entidades vivientes están cubiertas por las modalidades de la naturaleza material, y sólo la Suprema Personalidad de Dios puede encender el fuego del conocimiento en aquellos que Le acogen dentro del corazón. Sa vai manaḥ kṛṣṇa-padāravindayoḥ: Cuando alguien acepta sinceramente los pies de loto de Kṛṣṇa, que está dentro del corazón, el Señor erradica de esa persona toda ignorancia. De inmediato, por la misericordia especial del Señor Supremo, la persona puede entenderlo todo correctamente con la antorcha del conocimiento y alcanza la autorrealización. En otras palabras, desde el punto de vista externo es posible que el devoto no posea una gran cultura, pero, gracias a su servicio devocional, la Suprema Personalidad de Dios le ilumina desde dentro. ¿Qué ignorancia puede haber en alguien a quien el Señor ilumina desde dentro? Por lo tanto, los māyāvādīs no están en lo cierto cuando afirman que la senda devocional es para personas incultas o poco inteligentes.

yasyāsti bhaktir bhagavaty akiñcanā
sarvair guṇais tatra samāsate surāḥ

5.18.12)

El devoto puro del Señor Supremo manifiesta de forma natural todas las buenas cualidades. Ese devoto está por encima de las instrucciones de los Vedas. Es un paramahaṁsa. Por la misericordia del Señor, y sin necesidad de dedicarse al estudio de todas las Escrituras védicas, el devoto se vuelve puro y se ilumina. El devoto dice: «Por consiguiente, ¡oh, mi Señor!, yo Te ofrezco mis respetuosas reverencias».