SB 8.6.11

tvaṁ māyayātmāśrayayā svayedaṁ
nirmāya viśvaṁ tad-anupraviṣṭaḥ
paśyanti yuktā manasā manīṣiṇo
guṇa-vyavāye 'py aguṇaṁ vipaścitaḥ
Palabra por palabra: 
tvam — Tu Señoría; māyayā — por Tu energía externa; ātma-āśrayayā — cuya existencia está bajo Tu refugio; svayā — que ha emanado de Ti mismo; idam — esto; nirmāya — para crear; viśvam — el universo entero; tat — en él; anupraviṣṭaḥ — Tú entras; paśyanti — ellos ven; yuktāḥ — las personas en contacto contigo; manasā — con una mente elevada; manīṣiṇaḥ — las personas de conciencia elevada; guṇa — de las cualidades materiales; vyavāye — en la transformación; api — aunque; aguṇam — que permaneces libre del contacto con las cualidades materiales; vipaścitaḥ — aquellos que son plenamente conscientes de la verdad del śāstra.
Traducción: 
¡Oh, Supremo!, Tú eres independiente en Ti mismo y no necesitas la ayuda de nadie. Por medio de Tu propia potencia, creas la manifestación cósmica y entras en ella. Las personas avanzadas en el cultivo de conciencia de Kṛṣṇa, son plenamente conocedores del śāstra autorizado y se han purificado de toda contaminación material por medio de la práctica del bhakti-yoga, pueden ver con la mente clara que, aunque Tú existes en el seno de las transformaciones de las cualidades materiales, Tu presencia está libre del contacto con esas cualidades.
Significado: 

El Señor dice en la Bhagavad-gītā (9.10):

mayādhyakṣeṇa prakṛtiḥ
sūyate sacarācaram
hetunānena kaunteya
jagad viparivartate

«Esta naturaleza material, que es una de Mis energías, actúa bajo Mi dirección, ¡oh, hijo de Kuntī!, y produce todos los seres móviles e inmóviles. Bajo su control, se crea y se aniquila una y otra vez esta manifestación cósmica». La energía material crea, mantiene y destruye toda la manifestación cósmica siguiendo los dictados de la Suprema Personalidad de Dios, quien entra en el universo en la forma de Garbhodakaśāyī Viṣṇu pero está libre del contacto con las cualidades materiales. En la Bhagavad-gītā el Señor Se refiere a māyā, la energía externa, que crea el mundo material, con las palabras mama māyā, «Mi energía», porque esa energía actúa bajo el completo control del Señor. Sólo las personas bien versadas en el conocimiento védico y avanzadas en el estado de conciencia de Kṛṣṇa pueden percibir estos hechos.