SB 8.6.2

tenaiva sahasā sarve
devāḥ pratihatekṣaṇāḥ
nāpaśyan khaṁ diśaḥ kṣauṇīm
ātmānaṁ ca kuto vibhum
Palabra por palabra: 
tena eva — debido a esto; sahasā — de pronto; sarve — todos; devāḥ — los semidioses; pratihata-īkṣaṇāḥ — con la vista cegada; na — no; apaśyan — podían ver; kham — el cielo; diśaḥ — las direcciones; kṣauṇīm — la tierra; ātmānam ca — también a ellos mismos; kutaḥ — y qué puede decirse de ver; vibhum — al Señor Supremo.
Traducción: 
La refulgencia del Señor cegó por completo a todos los semidioses. No podían ver ni el cielo, ni las direcciones, ni la tierra; ni siquiera podían verse a sí mismos, y mucho menos al Señor, que Se encontraba ante ellos.