SB 8.6.9

rūpaṁ tavaitat puruṣarṣabhejyaṁ
śreyo 'rthibhir vaidika-tāntrikeṇa
yogena dhātaḥ saha nas tri-lokān
paśyāmy amuṣminn u ha viśva-mūrtau
Palabra por palabra: 
rūpam — forma; tava — Tuya; etat — esta; puruṣa-ṛṣabha — ¡oh, la mejor de las personalidades!; ijyam — digno de adoración; śreyaḥ — lo más auspicioso; arthibhiḥ — por personas que desean; vaidika — bajo la dirección de las instrucciones védicas; tāntrikeṇa — comprendidas por seguidores de tantras como el Nārada-pañcarātra; yogena — con la práctica del yoga místico; dhātaḥ — ¡oh, director supremo!; saha — con; naḥ — nosotros (los semidioses); tri-lokān — controlando los tres mundos; paśyāmi — vemos directamente; amuṣmin — en Ti; u — ¡oh!; ha — completamente manifestados; viśva-mūrtau — en Ti, que posees la forma universal.
Traducción: 
¡Oh, la mejor de las personas!, ¡oh, director supremo!, aquellos que realmente aspiran a la buena fortuna suprema adoran esta forma de Tu Señoría conforme a los tantras védicos. Mi Señor, en Ti podemos ver los tres mundos.
Significado: 

Los mantras védicos dicen: yasmin vijñāte sarvam evaṁ vijñātaṁ bhavati. Cuando un devoto ve a la Suprema Personalidad de Dios mediante la meditación, o cuando Le ve personalmente frente a Él, se vuelve consciente de todo lo que existe en el universo. En verdad, nada hay que él no conozca. Al devoto que ha visto a la Suprema Personalidad de Dios, todo lo que existe en el mundo material se le manifiesta plenamente. Por esa razón, la Bhagavad-gītā (4.34) aconseja:

tad viddhi praṇipātena
paripraśnena sevayā
upadekṣyanti te jñānaṁ
jñāninas tattva-darśinaḥ

«Trata de aprender la verdad acudiendo a un maestro espiritual. Hazle preguntas con sumisión y ofrécele servicio. Las almas autorrealizadas pueden impartirte conocimiento, porque han visto la verdad». El Señor Brahmā es una de esas autoridades autorrealizadas (svayambhūr nāradaḥ śambhuḥ kumāraḥ kapilo manuḥ). Por consiguiente, debemos aceptar la sucesión discipular que viene del Señor Brahmā; de ese modo podremos entender plenamente a la Suprema Personalidad de Dios. La palabra viśva-mūrtau de este verso indica que todo existe en la forma de la Suprema Personalidad de Dios. Aquel que puede adorarle puede verlo todo en Él, y a Él en todo.