SB 8.7.11

tathāsurān āviśad āsureṇa
rūpeṇa teṣāṁ bala-vīryam īrayan
uddīpayan deva-gaṇāṁś ca viṣṇur
daivena nāgendram abodha-rūpaḥ
Palabra por palabra: 
tathā — a continuación; asurān — en los demonios; āviśat — entró; āsureṇa — por la cualidad de la pasión; rūpeṇa — en esa forma; teṣām — de ellos; bala-vīryam — fuerza y energía; īrayan — aumentar; uddīpayan — animar; deva-gaṇān — a los semidioses; ca — también; viṣṇuḥ — el Señor Viṣṇu; daivena — por el aspecto de la bondad; nāga-indram — en el rey de las serpientes, Vāsuki; abodha-rūpaḥ — por la cualidad de la ignorancia.
Traducción: 
A continuación, el Señor Viṣṇu entró en los demonios como la modalidad de la pasión, en los semidioses como la modalidad de la bondad, y en Vāsuki como la modalidad de la ignorancia, para animarles y aumentar sus diferentes tipos de fuerza y energía.
Significado: 

Todos los seres del mundo material se hallan bajo la influencia de las modalidades de la naturaleza material. Entre los que hacían girar la montaña Mandara, podían distinguirse tres grupos: los semidioses, bajo la influencia de la modalidad de la bondad, los demonios, bajo la influencia de la pasión, y la serpiente Vāsuki, bajo la influencia de la ignorancia. Como todos comenzaban a sentirse cansados (Vāsuki en realidad estaba casi a punto de morir), el Señor Viṣṇu, para animarles a continuar con la tarea de batir el océano, entró en ellos conforme a sus respectivas modalidades de la naturaleza: bondad, pasión e ignorancia.