SB 8.7.44

tapyante loka-tāpena
sādhavaḥ prāyaśo janāḥ
paramārādhanaṁ tad dhi
puruṣasyākhilātmanaḥ
Palabra por palabra: 
tapyante — sufren voluntariamente; loka-tāpena — debido al sufrimiento de la gente común; sādhavaḥ — las personas santas; prāyaśaḥ — casi siempre; janāḥ — esas personas; parama-ārādhanam — la forma más elevada de adoración; tat — esa actividad; hi — en verdad; puruṣasya — de la Persona Suprema; akhila-ātmanaḥ — que es la Superalma de todos.
Traducción: 
Se dice que las grandes personalidades suelen aceptar sufrimientos voluntarios para aliviar el sufrimiento de la gente común. Se considera que ésa es la forma más elevada de adoración a la Suprema Personalidad de Dios, que está en el corazón de todos.
Significado: 

Este verso explica que las personas que se ocupan en actividades destinadas al bien de los demás, pronto son reconocidas por la Suprema Personalidad de Dios. En la Bhagavad-gītā (18.68-69), el Señor dice: ya idaṁ paramaṁ guhyaṁ mad-bhakteṣv abhidhāsyati... na ca tasmān manuṣyeṣu kaścin me priya-kṛttamaḥ: «Aquel que predica el mensaje de la Bhagavad-gītā a Mis devotos Me es muy querido. Su adoración Me satisface tanto que nadie puede superarle». En el mundo material hay distintas clases de actividades benéficas, pero la actividad benéfica suprema es la propagación del proceso de conciencia de Kṛṣṇa. Ninguna otra puede ser tan eficaz, pues no es posible impedir la acción de las leyes de la naturaleza y de los resultados del karma. El destino, las leyes del karma, determinan el sufrimiento y la felicidad. Por ejemplo, si recibimos un mandamiento judicial, tendremos que aceptarlo, tanto si nos trae sufrimiento como si nos supone ganancias. Del mismo modo, todos estamos forzados a aceptar el karma y sus reacciones. Eso, nadie puede cambiarlo. Por consiguiente, el śāstra dice:

tasyaiva hetoḥ prayateta kovido
na labhyate yad bhramatām upary adhaḥ

(Bhāg. .5.18)

Debemos esforzarnos por aquello que no podríamos obtener ni siquiera si recorriésemos todo el universo, de arriba abajo, llevados por las reacciones del karma. ¿Y qué es eso? Debemos esforzarnos por ser conscientes de Kṛṣṇa. Cuando alguien trata de propagar el proceso de conciencia de Kṛṣṇa por todo el mundo, debe entenderse que está realizando la mejor actividad benéfica. Inmediatamente, el Señor Se siente muy complacido con él, y si el Señor está complacido con él, ¿qué más puede conseguir? Es muy posible que la persona que ha sido reconocida por el Señor no pida nada al Señor, pero el Señor, que está en el corazón de todos, le dará todo lo que desee. Esto también se confirma en la Bhagavad-gītā (teṣāṁ nityābhiyuktānāṁ yoga-kṣemaṁ vahāmy aham). Y, como se afirma en este verso, tapyante loka-tāpena sādhavaḥ prāyaśo janāḥ. La mejor actividad benéfica es elevar a la gente al plano de conciencia de Kṛṣṇa, pues el sufrimiento de las almas condicionadas se debe únicamente a su falta de conciencia de Kṛṣṇa. El Señor desciende también personalmente para mitigar el sufrimiento de la humanidad:

yadā yadā hi dharmasya
glānir bhavati bhārata
abhyutthānam adharmasya
tadātmānaṁ sṛjāmy aham

paritrāṇāya sādhūnāṁ
vināśāya ca duṣkṛtām
dharma-saṁsthāpanārthāya
sambhavāmi yuge yuge

«Cuando quiera y dondequiera que disminuya la práctica religiosa, ¡oh, descendiente de Bharata!, y aumente la irreligión de manera predominante, en ese momento, desciendo personalmente. Para liberar a los piadosos y aniquilar a los malvados, así como para restablecer los principios de la religión, Yo mismo desciendo, milenio tras milenio» (Bg. 4.7-8). Por lo tanto, todos los śāstras establecen la conclusión de que la mejor actividad benéfica que se puede realizar en el mundo es propagar el movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa. Cuando un devoto lleva a cabo esa labor, el Señor reconoce muy pronto su servicio, debido al beneficio supremo que supone para la gente.