SB 8.8.20

nūnaṁ tapo yasya na manyu-nirjayo
jñānaṁ kvacit tac ca na saṅga-varjitam
kaścin mahāṁs tasya na kāma-nirjayaḥ
sa īśvaraḥ kiṁ parato vyapāśrayaḥ
Palabra por palabra: 
nūnam — ciertamente; tapaḥ — austeridad; yasya — de alguno; na — no; manyu — ira; nirjayaḥ — conquistada; jñānam — conocimiento; kvacit — en alguna persona santa; tat — eso; ca — también; na — no; saṅga-varjitam — sin la contaminación del contacto; kaścit — alguien; mahān — una gran personalidad muy excelsa; tasya — sus; na — no; kāma — deseos materiales; nirjayaḥ — vencidos; saḥ — esa persona; īśvaraḥ — controlador; kim — cómo puede ser él; parataḥ — de otros; vyapāśrayaḥ — bajo el control.
Traducción: 
Mientras examinaba a los allí reunidos, la diosa de la fortuna pensaba: El que se ha sometido a grandes austeridades, aún no ha conquistado la ira; el que posee conocimiento, no domina aún sus deseos materiales; hay quien es una gran personalidad, pero no logra vencer los deseos sensuales. Una gran personalidad que depende de otras cosas, ¿cómo podría ser el controlador supremo?
Significado: 

He aquí un intento de encontrar al controlador supremo, el īśvara. Todos podrían ser considerados īśvara, el controlador, pero serían controladores controlados por otros. Como ejemplo tenemos a la persona que se ha sometido a rigurosas austeridades pero sigue bajo el control de la ira. Mediante un análisis minucioso, vemos que todo el mundo está bajo el control de otros. Por consiguiente, sólo Kṛṣṇa, la Suprema Personalidad de Dios, puede ser el verdadero controlador. Así lo confirman todos los śāstras. Īśvaraḥ paramaḥ kṛṣṇaḥ: El controlador supremo es Kṛṣṇa. Kṛṣṇa nunca es controlado por nadie, pues Él es el controlador de todos (sarva-kāraṇa-kāraṇam).