SB 8.9.29

yad yujyate 'su-vasu-karma-mano-vacobhir
dehātmajādiṣu nṛbhis tad asat pṛthaktvāt
tair eva sad bhavati yat kriyate 'pṛthaktvāt
sarvasya tad bhavati mūla-niṣecanaṁ yat
Palabra por palabra: 
yat — cualesquiera; yujyate — se realizan; asu — para proteger la propia vida; vasu — proteger la riqueza; karma — actividades; manaḥ — con los actos de la mente; vacobhiḥ — con los actos verbales; deha-ātma-ja-ādiṣu — para el propio cuerpo, la familia, etc; nṛbhiḥ — por los seres humanos; tat — eso; asat — no permanente, pasajero; pṛthaktvāt — debido a la separación de la Suprema Personalidad de Dios; taiḥ — con las mismas actividades; eva — en verdad; sat bhavati — se hace real y permanente; yat — lo cual; kriyate — se realiza; apṛthaktvāt — debido a que no hay separación; sarvasya — para todos; tat bhavati — resulta beneficioso; mūla-niṣecanam — igual que el agua con que se riega la raíz de un árbol; yat — que.
Traducción: 
La sociedad humana, mediante las palabras, la mente y las acciones, realiza actividades para proteger la vida y las riquezas; sin embargo, todas esas actividades tienen por objeto la complacencia de los sentidos, individual o extendida, en relación con el cuerpo, y fracasan, pues se apartan de la senda del servicio devocional. Pero esas mismas actividades, cuando se realizan para la satisfacción del Señor, traen resultados beneficiosos que repercuten en todos, del mismo modo que el agua con que se riega la raíz de un árbol se reparte por todo el árbol.
Significado: 

Ésta es la diferencia entre las actividades materialistas y las actividades en el plano de conciencia de Kṛṣṇa. El mundo entero está activo, y esa actividad es característica común de los karmīs, los jñānīs, los yogīs y los bhaktas. Sin embargo, todas esas actividades acaban por ser una decepcionante pérdida de tiempo y energía, excepto en el caso de los bhaktas, los devotos. Moghāśā mogha-karmāṇo mogha-jñānā vicetasaḥ: Quien no es devoto ve frustradas todas sus esperanzas, sus actividades y su conocimiento. El no devoto actúa para complacer sus propios sentidos, o bien los sentidos de su familia, su sociedad, su comunidad o su nación; sin embargo, todas esas actividades están separadas de la Suprema Personalidad de Dios, y por lo tanto se las considera asat. La palabra asat significa malo o temporal, y sat significa permanente y bueno. Las actividades realizadas para la satisfacción de Kṛṣṇa son permanentes y buenas, pero las actividades asat, aunque sean a veces ensalzadas con los nombres de filantropía, altruismo, nacionalismo, «ismo» tal o «ismo» cual, nunca darán un resultado permanente, y, por lo tanto, son malas. En el plano de conciencia de Kṛṣṇa, la actividad más insignificante supone un beneficio permanente y es completamente buena, pues se hace para Kṛṣṇa, la Suprema Personalidad de Dios, que es completamente bueno y es el amigo de todos (suhṛdaṁ sarva-bhūtānām). La Suprema Personalidad de Dios es el único disfrutador y el único propietario de todo (bhoktāraṁ yajña-tapasāṁ sarva-loka-maheśvaram). Por lo tanto, toda actividad realizada para el Señor Supremo es permanente. Esas actividades traen como resultado el inmediato reconocimiento de su autor por parte de Kṛṣṇa. Na ca tasmān manuṣyeṣu kaścin me priya-kṛttamaḥ. Ese devoto, dotado de conocimiento completo de la Suprema Personalidad de Dios, se vuelve trascendental inmediatamente, aunque, desde un punto de vista superficial, parezca ocupado en actividades materialistas. La única diferencia entre las actividades materiales y espirituales es que las primeras tienen por finalidad satisfacer los propios sentidos, mientras que las actividades espirituales buscan satisfacer los sentidos trascendentales de la Suprema Personalidad de Dios. Las actividades espirituales son de beneficio real para todos, mientras que las actividades materialistas, además de no beneficiar a nadie, nos enredan en las leyes del karma.

Así terminan los significados de Bhaktivedanta del Capítulo Noveno del Canto Octavo del , titulado «El Señor Se encarna en la forma de Mohinī-mūrti».