SB 9.10.54

eka-patnī-vrata-dharo
rājarṣi-caritaḥ śuciḥ
sva-dharmaṁ gṛha-medhīyaṁ
śikṣayan svayam ācarat
Palabra por palabra: 
eka-patnī-vrata-dharaḥ — hacer voto de no aceptar más esposas y no relacionarse con ninguna otra mujer; rāja-ṛṣi — como un rey santo; caritaḥ — cuyo carácter; śuciḥ — puro; sva-dharmam — el propio deber prescrito; gṛha-medhīyam — especialmente para las personas casadas; śikṣayan — enseñar (con el propio ejemplo); svayam — personalmente; ācarat — cumplió con Su deber.
Traducción: 
El Señor Rāmacandra hizo voto de no tener más de una esposa y no tener relaciones con ninguna otra mujer. Fue un rey santo; en Su carácter, libre de ira y malas cualidades, no había ningún defecto. Él enseñó a todos, y en especial a los casados, las pautas de la buena conducta en función del varṇāśrama-dharma. De ese modo enseñó a la gente mediante Sus propias actividades.
Significado: 

Eka-patnī-vrata, no tener más de una esposa, fue el glorioso ejemplo del Señor Rāmacandra. No se debe tener más de una esposa. Por supuesto, en aquella época, los hombres se casaban con más de una mujer. El mismo padre del Señor Rāmacandra tenía varias esposas. Pero el Señor Rāmacandra, como rey ideal, sólo tuvo una esposa, madre Sītā. Cuando Rāvaṇa y los rākṣasas raptaron a madre Sītā, el Señor Rāmacandra, que era la Suprema Personalidad de Dios, pudo haberse casado con cientos de miles de Sītās, pero, para darnos ejemplo de fidelidad a la esposa, luchó con Rāvaṇa hasta que acabó con él. El Señor castigó a Rāvaṇa y rescató a Su esposa para enseñar a los hombres a tener una sola esposa. El Señor Rāmacandra tuvo una sola esposa, y manifestó una personalidad sublime, estableciendo así el modelo para los casados. El casado debe vivir conforme al ideal del Señor Rāmacandra, que mostró cómo debe ser una persona perfecta. Estar casado o vivir con esposa e hijos son cosas que nunca se condenan, siempre y cuando se viva conforme a los principios regulativos del varṇāśrama-dharma. Aquellos que viven conforme a esos principios, sean casados, brahmacārīs o vānaprasthas, son todos igual de importantes.