SB 9.12.6

so 'sāv āste yoga-siddhaḥ
kalāpa-grāmam āsthitaḥ
kaler ante sūrya-vaṁśaṁ
naṣṭaṁ bhāvayitā punaḥ
Palabra por palabra: 
saḥ — él; asau — la personalidad Maru; āste — que aún vive; yoga-siddhaḥ — la perfección en los poderes del yoga místico; kalāpa-grāmam — el lugar llamado Kalāpa-grāma; āsthitaḥ — todavía vive allí; kaleḥ — de este Kali-yuga; ante — al final; sūrya-vaṁśam — los descendientes del dios del Sol; naṣṭam — tras haberse perdido; bhāvayitā — Maru dará comienzo engendrando un hijo; punaḥ — de nuevo.
Traducción: 
Maru, que obtuvo la perfección en los poderes del yoga místico, vive todavía en Kalāpa-grāma. Al final de Kali-yuga dará continuidad a la perdida dinastía Sūrya engendrando un hijo.
Significado: 

Hace por lo menos cinco mil años, Śrīla Śukadeva Gosvāmī dio testimonio de la existencia de Maru en Kalāpa-grāma, y dijo que Maru, que había obtenido un cuerpo yoga-siddha, viviría hasta el final de Kali-yuga, cuya duración se estima en 432.000 años. Así es la perfección del poder místico. Mediante el control del aliento, el yogī perfecto puede prolongar su vida tanto como lo desee. A veces, las Escrituras védicas nos hablan de personalidades de la época védica, tales como Vyāsadeva y Aśvatthāmā, que siguen vivas aún hoy. Este verso nos indica que también Maru vive aún. Tal vez nos resulte sorprendente que un cuerpo mortal pueda vivir durante tanto tiempo. Esa longevidad se explica en este verso con la palabra yoga-siddha. Quien alcanza la perfección en la práctica del yoga puede vivir tanto tiempo como desee. Una minúscula exhibición de yoga-siddha no supone perfección alguna. Este verso nos ofrece un ejemplo de verdadera perfección: el yoga-siddha puede vivir todo el tiempo que desee.