SB 9.13.11

devā ūcuḥ
videha uṣyatāṁ kāmaṁ
locaneṣu śarīriṇām
unmeṣaṇa-nimeṣābhyāṁ
lakṣito 'dhyātma-saṁsthitaḥ
Palabra por palabra: 
devāḥ ūcuḥ — los semidioses dijeron; videhaḥ — sin ningún cuerpo material; uṣyatām — vive; kāmam — como desees; locaneṣu — en la visión; śarīriṇām — de aquellos que tienen cuerpo material; unmeṣaṇa-nimeṣābhyām — manifiéstate o no te manifiestes, conforme a tu deseo; lakṣitaḥ — ser visto; adhyātma-saṁsthitaḥ — situado en un cuerpo espiritual.
Traducción: 
Los semidioses dijeron: Que Mahārāja Nimi viva sin cuerpo material. Que viva en un cuerpo espiritual en compañía de la Suprema Personalidad de Dios y que, conforme a su deseo, se manifieste o no se manifieste ante las personas comunes encarnadas en un cuerpo material.
Significado: 

Los semidioses querían que Mahārāja Nimi volviera a la vida, pero Mahārāja Nimi no quería entrar en otro cuerpo material. En esas circunstancias, para satisfacer los ruegos de las personas santas, los semidioses bendijeron a Mahārāja Nimi diciéndole que podía permanecer en su cuerpo espiritual. El hombre corriente suele tener dos conceptos de lo que es un cuerpo espiritual. El término «cuerpo espiritual» se aplica muchas veces a un cuerpo de fantasma. El hombre impío que muere tras haber cometido actividades pecaminosas es condenado a veces con la imposibilidad de tener un cuerpo material denso hecho de cinco elementos materiales, y tiene que vivir en un cuerpo sutil de mente, inteligencia y ego. Sin embargo, como se explica en la Bhagavad-gītā, los devotos pueden abandonar el cuerpo material y recibir un cuerpo espiritual libre de toda contaminación material densa y sutil (tyaktvā dehaṁ punar janma naiti mām eti so 'rjuna). Vemos entonces que los semidioses bendijeron al rey Nimi permitiéndole permanecer en un cuerpo espiritual puro, libre de toda contaminación material densa y sutil.

La Suprema Personalidad de Dios puede ser visible o invisible en función de Su propio deseo trascendental; del mismo modo, el devoto, que es jīvan-mukta, puede ser visible o no según su propio deseo. Como se afirma en la Bhagavad-gītā: nāhaṁ prakāśaḥ sarvasya yogamāyā-samāvṛtaḥ: La Suprema Personalidad de Dios, Kṛṣṇa, no Se manifiesta a todo el mundo. Él es invisible para el hombre común. Ataḥ śrī-kṛṣṇa-nāmādi na bhaved grāhyam indriyaiḥ: Kṛṣṇa y Su nombre, fama, cualidades y enseres no pueden ser entendidos materialmente. Para ver a Kṛṣṇa es necesario ser avanzado en la vida espiritual (sevonmukhe hi jihvādau). Por lo tanto, la capacidad de ver a Kṛṣṇa depende de la misericordia de Kṛṣṇa. Ese mismo privilegio de ser visible o invisible en función de su propio deseo, le fue otorgado a Mahārāja Nimi, quien, por lo tanto, vivió en su cuerpo espiritual original como sirviente de la Suprema Personalidad de Dios.