SB 9.15.40

kṣamayā rocate lakṣmīr
brāhmī saurī yathā prabhā
kṣamiṇām āśu bhagavāṁs
tuṣyate harir īśvaraḥ
Palabra por palabra: 
kṣamayā — por el simple hecho de perdonar; rocate — se complace; lakṣmīḥ — la diosa de la fortuna; brāhmī — en relación con las cualidades brahmínicas; saurī — el dios del Sol; yathā — como; prabhā — la luz del Sol; kṣamiṇām — a los brāhmaṇas, que saben perdonar; āśu — muy pronto; bhagavān — la Suprema Personalidad de Dios; tuṣyate — Se complace; hariḥ — el Señor; īśvaraḥ — el controlador supremo.
Traducción: 
El deber del brāhmaṇa es cultivar la virtud del perdón, que lo ilumina todo como el Sol. La Suprema Personalidad de Dios, Hari, Se complace con aquellos que saben perdonar.
Significado: 

Las cualidades que dan belleza a distintos tipos de personas son también de distinta naturaleza. Cāṇakya Paṇḍita dice que el cuco, aunque es muy negro, es bonito porque su voz es dulce. Del mismo modo, la mujer es hermosa si es casta y fiel a su esposo, y una persona fea es hermosa si es sabia y erudita. Del mismo modo, los brāhmaṇas, kṣatriyas, vaiśyas, y śūdras son hermosos cuando manifiestan sus respectivas cualidades. Los brāhmaṇas son hermosos cuando saben perdonar, los kṣatriyas cuando son heroicos y nunca se baten en retirada, los vaiśyas cuando se dedican con éxito a las actividades agrícolas y a la protección de las vacas, y los śūdras cuando son fieles en el desempeño de los deberes que complacen a sus amos. De ese modo, son las cualidades específicas de cada quien las que determinan su belleza. Y la cualidad específica del brāhmaṇa, como aquí se explica, es el perdón.