SB 9.16.35

jyeṣṭhaṁ mantra-dṛśaṁ cakrus
tvām anvañco vayaṁ sma hi
viśvāmitraḥ sutān āha
vīravanto bhaviṣyatha
ye mānaṁ me 'nugṛhṇanto
vīravantam akarta mām
Palabra por palabra: 
jyeṣṭham — el mayor; mantra-dṛśam — un vidente de mantras; cakruḥ — aceptaron; tvām — a ti; anvañcaḥ — hemos aceptado seguir; vayam — nosotros; sma — en verdad; hi — ciertamente; viśvāmitraḥ — el gran sabio Viśvāmitra; sutān — a los hijos obedientes; āha — dijo; vīra-vantaḥ — padres de hijos; bhaviṣyatha — sed en el futuro; ye — todos vosotros quienes; mānam — honor; me — mío; anugṛhṇantaḥ — aceptado; vīra-vantam — el padre de buenos hijos; akarta — habéis hecho; mām — a mí.
Traducción: 
De ese modo, los Madhucchandās más jóvenes aceptaron a Śunaḥśepha como hermano mayor y le dijeron: «Seguiremos tus órdenes». Viśvāmitra dijo entonces a los hijos que le habían obedecido: «Me siento muy satisfecho de que hayáis aceptado a Śunaḥśepha como hermano mayor. Al obedecer mi orden, habéis hecho de mí un padre de hijos dignos. Por eso os bendigo a todos para que también vosotros seáis padres».
Significado: 

De los cien hijos, la mitad desobedecieron a Viśvāmitra y no quisieron aceptar a Śunaḥśepha como hermano mayor, pero la otra mitad siguieron su orden. El padre dio entonces a los hijos obedientes la bendición de que también ellos serían padres. Si no hubieran actuado así, también les habría maldecido a ser mlecchas sin hijos.