SB 9.24.67

pṛthvyāḥ sa vai guru-bharaṁ kṣapayan kurūṇām
antaḥ-samuttha-kalinā yudhi bhūpa-camvaḥ
dṛṣṭyā vidhūya vijaye jayam udvighoṣya
procyoddhavāya ca paraṁ samagāt sva-dhāma
Palabra por palabra: 
pṛthvyāḥ — en la Tierra; saḥ — Él (el Señor Kṛṣṇa); vai — en verdad; guru-bharam — una gran carga; kṣapayan — terminar por completo; kurūṇām — de las personalidades nacidas en la dinastía Kuru; antaḥ-samuttha-kalinā — por suscitar enemistad y desavenencia entre los hermanos; yudhi — en la batalla de Kurukṣetra; bhūpa-camvaḥ — todos los reyes demoníacos; dṛṣṭyā — con Su mirada; vidhūya — limpiar sus actividades pecaminosas; vijaye — con victoria; jayam — victoria; udvighoṣya — proclamar (la victoria de Arjuna); procya — dar instrucciones; uddhavāya — a Uddhava; ca — también; param — trascendental; samagāt — regresó; sva-dhāma — a Su propia morada.
Traducción: 
A continuación, y para disminuir la carga del mundo, el Señor Śrī Kṛṣṇa provocó un malentendido entre miembros de la misma familia. Con sólo mirarles, destruyó a todos los reyes demoníacos en el campo de batalla de Kurukṣetra y proclamó la victoria de Arjuna. Finalmente, instruyó a Uddhava acerca de la devoción y la vida trascendental, y regresó a Su morada en Su forma original.
Significado: 

Paritrāṇāya sādhūnāṁ vināśāya ca duṣkṛtām. El campo de batalla de Kurukṣetra fue el lugar en que el Señor Kṛṣṇa cumplió con Su misión, pues, por la misericordia del Señor, Arjuna logró la victoria debido a que era un gran devoto, mientras que todos los demás fueron matados por la mirada del Señor, que les purificó de todas las actividades pecaminosas y les habilitó para alcanzar sārūpya. Finalmente, el Señor Kṛṣṇa instruyó a Uddhava acerca de la vida trascendental de servicio devocional, y, a su debido tiempo, regresó a Su morada. Las instrucciones del Señor en la forma de la Bhagavad-gītā están llenas de jñāna y vairāgya, conocimiento y renunciación. Ésas son dos cosas que tenemos que aprender en la forma humana de vida: cómo desapegarnos del mundo material, y cómo adquirir conocimiento completo de la vida espiritual. Ésa es la misión del Señor (paritrāṇāya sādhūnāṁ vināśāya ca duṣkṛtām). Después de haber completado por entero Su misión, el Señor regresó a Su hogar, Goloka Vṛndāvana.

Así terminan los significados de Bhaktivedanta del Capítulo Vigésimo Cuarto del Canto Noveno del , titulado «Kṛṣṇa, la Suprema Personalidad de Dios».


-
Terminado en Bhuvaneśvara, India, con ocasión del establecimiento de un templo de Kṛṣṇa-Balarāma.

FIN DEL NOVENO CANTO

RESUMEN DEL CANTO DÉCIMO

A continuación presentamos un breve resumen del Canto Décimo, capítulo por capítulo. El Capítulo Uno, que tiene sesenta y nueve versos, explica que Mahārāja Parīkṣit estaba muy deseoso de saber acerca de la encarnación del Señor Kṛṣṇa; cuenta también que Kaṁsa mató a seis hijos de Devakī porque tenía miedo de ser matado por el octavo. El Capítulo Dos consta de cuarenta y dos versos, en los que se explica la entrada de la Suprema Personalidad de Dios, Kṛṣṇa, en el vientre de Devakī para cumplir Su misión de matar a Kaṁsa. Cuando el Señor Kṛṣṇa Se encontraba en el vientre de Devakī, todos los semidioses, guiados por el Señor Brahmā, Le ofrecieron oraciones. El Capítulo Tres consta de cincuenta y tres versos, y explica el advenimiento del Señor Kṛṣṇa en Su forma original. Los padres del Señor, conscientes de Su advenimiento, Le ofrecieron oraciones. Por temor de Kaṁsa, el padre del Señor llevó al niño de Mathurā a Gokula Vṛndāvana. El Capítulo Cuatro consta de cuarenta y seis versos, que hablan de una profecía de la diosa Caṇḍikā. Después de consultar con amigos demoníacos, Kaṁsa dispuso la matanza de todos los niños nacidos en aquellos días, pues pensaba que eso le beneficiaría.

El Capítulo Cinco consta de treinta y dos versos, en los que se explica que Nanda Mahārāja, después de celebrar la ceremonia del nacimiento de Kṛṣṇa, fue a Mathurā, donde recibió la visita de Vasudeva. El Capítulo Seis consta de cuarenta y cuatro versos. En él, Nanda Mahārāja, siguiendo el consejo de su amigo Vasudeva, regresa a Gokula. En el camino ve el cadáver de la demonia Pūtanā y se llena de asombro al saber que ha sido matada por Kṛṣṇa. El Capítulo Siete, que consta de treinta y siete versos, refleja el entusiasmo de Mahārāja Parīkṣit por escuchar los pasatiempos infantiles del Señor Kṛṣṇa, que mató a Śakaṭāsura y Tṛṇāvartāsura y mostró toda la manifestación cósmica dentro de Su boca. En el Capítulo Ocho hay cincuenta y dos versos, que explican que Kṛṣṇa y Balarāma recibieron Sus nombres en una ceremonia celebrada por Gargamuni; también recoge las divertidas actividades de Kṛṣṇa y Balarāma mientras andaban a gatas por el suelo, daban Sus primeros pasos, y robaban la mantequilla y rompían las vasijas en que se guardaba. El capítulo explica también la visión de la forma universal.

El Capítulo Nueve, que tiene veintitrés versos, trata de los trastornos que Kṛṣṇa causó a Su madre mientras ésta batía mantequilla. Cuando ella dejó a Kṛṣṇa y se fue a la cocina para atender la leche que estaba a punto de derramarse, sin permitir que Kṛṣṇa mamara de su pecho, Él Se enfadó mucho y rompió una vasija de yogur. Para castigar la travesura de su hijo, madre Yaśodā trató de atarle, pero, por mucho que lo intentaba, no podía, pues se encontraba con que la cuerda era siempre demasiado corta para hacer el nudo. En el Capítulo Diez hay cuarenta y tres versos. En él se narra que Kṛṣṇa, Dāmodara, derribó los árboles gemelos yamalārjuna y, por Su misericordia, los dos semidioses que vivían en ellos se liberaron. En el Capítulo Once hay cincuenta y nueve versos. Se cuenta en él que Nanda Mahārāja desató a Kṛṣṇa y que Kṛṣṇa Se mostró misericordioso con una vendedora que Le cambió por frutas unos granos de cereal; también se explica que Nanda Mahārāja y otras familias decidieron irse de Gokula a Vṛndāvana, donde Kṛṣṇa mató a Vatsāsura y a Bakāsura.

El Capítulo Doce consta de cuarenta y cuatro versos, que explican los pasatiempos de Kṛṣṇa y los pastorcillos de vacas en el bosque, así como la muerte del demonio Aghāsura. El Capítulo Trece consta de sesenta y cuatro versos, donde se explica que Brahmā robó los terneros de Kṛṣṇa y ocultó a los pastorcillos de vacas, Sus amigos. Durante un año, Kṛṣṇa manifestó Sus pasatiempos expandido en formas idénticas a las de los terneros y los niños. De ese modo desconcertó a Brahmā, quien finalmente, después de disiparse su ilusión, se entregó a Él. El Capítulo Catorce consta de sesenta y un versos, en los cuales Brahmā ofrece oraciones a Kṛṣṇa después de entender perfectamente que Kṛṣṇa es la Suprema Personalidad de Dios. El Capítulo Quince consta de cincuenta y dos versos, donde se explica que Kṛṣṇa entró en el bosque de Tālavana con Balārama; allí, Balarāma mató a Dhenukāsura y Kṛṣṇa protegió a los pastorcillos y las vacas de los venenosos efectos de Kāliya.

El Capítulo Dieciséis consta de sesenta y siete versos, donde se explica el castigo que Kṛṣṇa infligió a Kāliya; también incluye las oraciones de las esposas de Kāliya. En el Capítulo Diecisiete hay veinticinco versos, donde se explica la razón de que Kāliya entrase en el río Yamunā después de abandonar su hogar, Nāgālaya, una de las dvīpas, que, según algunos, coincide con las islas Fiji. El capítulo explica también que Garuḍa fue maldecido por Saubhari Ṛṣi, y que los pastorcillos de vacas, los amigos de Kṛṣṇa, se sintieron revivir cuando Kṛṣṇa salió del Yamunā. Por último, cuenta que Kṛṣṇa dominó el incendio del bosque y salvó a los habitantes de Vraja mientras estaban dormidos.

El Capítulo Dieciocho consta de treinta y dos versos, que presentan una descripción de Kṛṣṇa y Balarāma, de Sus meriendas en el bosque, y del clima de Vṛndāvana en verano y en primavera. También explica que el Señor Balarāma mató a Pralambāsura. El Capítulo Diecinueve consta de dieciséis versos, donde se explica que Kṛṣṇa entró en el bosque de Muñjāraṇya, salvó a los pastorcillos y las vacas del incendio del bosque, y los llevó a Bhāṇḍīravana. El Capítulo Veinte consta de cuarenta y nueve versos, donde se explican las diversiones de Balarāma y Kṛṣṇa en el bosque con los pastorcillos de vacas durante la estación de las lluvias, y nos ofrece algunas instrucciones en forma de analogías referidas a la estación de las lluvias y el otoño.

El Capítulo Veintiuno consta de veinte versos, donde se explica que Kṛṣṇa, durante el otoño, hizo sonar Su flauta en el bosque de Vṛndāvana y atrajo a las gopīs, que estaban cantando Sus glorias. El Capítulo Veintidós consta de treinta y ocho versos, donde se explica que las gopīs oraron a la diosa Kātyāyanī para que Kṛṣṇa fuese su esposo, y que, más tarde, Kṛṣṇa les robó la ropa mientras se bañaban en el Yamunā. El Capítulo Veintitrés consta de cincuenta y dos versos, donde se explica que los pastorcillos de vacas, en cierta ocasión en que tenían mucha hambre, siguieron las indicaciones de Kṛṣṇa y pidieron algo de comer para Kṛṣṇa y para ellos mismos a unos brāhmaṇas que estaban celebrando yajñas. Aunque los niños se lo pidieron, los brāhmaṇas no quisieron dar nada a Kṛṣṇa y a Balarāma. Sus esposas, sin embargo, sí fueron caritativas, y Kṛṣṇa les concedió Su misericordia.

El Capítulo Veinticuatro consta de treinta y ocho versos, donde se explica que Kṛṣṇa desafió la prestigiosa posición del rey Indra, deteniendo el indra-yajña y adorando en su lugar a Govardhana. El Capítulo Veinticinco consta de treinta y tres versos. En él se explica que el rey Indra montó en cólera por la interrupción del indra-yajña e inundó la zona de Vṛndāvana, Vraja, con lluvias torrenciales, para matar a todos sus habitantes. Kṛṣṇa, sin embargo, respondió al desafio de Indra levantando la colina Govardhana como si fuese una sombrilla y protegiendo con ella a todas las vacas y todo Vṛndāvana. El Capítulo Veintiséis consta de veinticinco versos, donde se explica que Nanda Mahārāja, enormemente asombrado ante las extraordinarias actividades de Kṛṣṇa, narró para todos los pastores de vacas la historia de las opulencias de Kṛṣṇa, tal y como Gargamuni las había predicho. El Capítulo Veintisiete, que consta de veintiocho versos, explica que el rey Indra, al ver el ilimitado poder del Señor Kṛṣṇa, Le adoró, bañándole todo el cuerpo con leche de la surabhi. Kṛṣṇa fue así conocido con el nombre de Govinda. El Capítulo Veintiocho consta de diecisiete versos, donde se explica que Kṛṣṇa, después de rescatar a Su padre, Nanda Mahārāja, que había sido apresado por Varuṇa, mostró a los pastores de vacas la situación de Vaikuṇṭhaloka.

El Capítulo Veintinueve consta de cuarenta y ocho versos, donde se recogen las palabras que Kṛṣṇa dirigió a las gopīs antes del rāsa-līlā; también se explica que, después de dar comienzo al rāsa-līlā, Kṛṣṇa desapareció. El Capítulo Treinta consta de cuarenta y cuatro versos, donde se explica que las gopīs, al verse separadas de Kṛṣṇa, se volvían locas buscándole por todo el bosque. La gopīs encontraron a Śrīmatī Rādhārāṇī, la hija del rey Vṛṣabhānu, y, con ella, recorrieron las orillas del Yamunā buscando a Kṛṣṇa. El Capítulo Treinta y Uno consta de diecinueve versos, en los que las desconsoladas gopīs esperan llenas de ansiedad encontrarse con Kṛṣṇa. El Capítulo Treinta y Dos consta de veintidós versos. En él, Kṛṣṇa Se une de nuevo a las gopīs, que sienten la satisfacción plena del amor extático por Él. El Capítulo Treinta y Tres consta de treinta y nueve versos. En él, Kṛṣṇa Se expande en muchas formas entre las gopīs, con las cuales baila la danza rāsa. Seguidamente, todos se bañan en el río Yamunā. En este capítulo, Śukadeva alivia las dudas de Parīkṣit acerca del rāsa-līlā.

El Capítulo Treinta y Cuatro consta de treinta y dos versos, donde se explica que Nanda Mahārāja, el padre de Kṛṣṇa, fue devorado por una enorme serpiente pitón que, en el pasado, había sido un semidiós llamado Vidyādhara, a quien maldijo Aṅgirā Ṛṣi. Kṛṣṇa rescató a Su padre y, al mismo tiempo, salvó al semidiós. El Capítulo Treinta y Cinco consta de veintiséis versos, donde se explica que, mientras Kṛṣṇa iba con las vacas a los campos de pastoreo, las gopīs cantaban con sentimientos de separación.

El Capítulo Treinta y Seis consta de cuarenta versos, donde se explica que Kṛṣṇa mató a Ariṣṭāsura. También explica que Kaṁsa se dispuso a matar a Rāma y a Kṛṣṇa, después de que Nārada le revelase que eran hijos de Vasudeva. Para ello envió a su sirviente Keśī a Vṛndāvana; más tarde envió también a Akrūra, con la misión de llevar a Rāma y a Kṛṣṇa a Mathurā. El Capítulo Treinta y Siete consta de treinta y tres versos, donde se explica que Kṛṣṇa mató al demonio Keśi. Nārada adoró a Kṛṣṇa narrando Sus futuras actividades, y Kṛṣṇa mató al demonio Vyomāsura. El Capítulo Treinta y Ocho consta de cuarenta y tres versos, donde se explica la llegada de Akrūra a Vṛndāvana y el recibimiento que Rāma-Kṛṣṇa y Nanda Mahārāja le ofrecieron. El Capítulo Treinta y Nueve consta de cincuenta y siete versos, donde se explica que Rāma y Kṛṣṇa, atendiendo a la invitación de Kaṁsa, partieron hacia Mathurā. Cuando ya estaban en la cuadriga, a punto de marcharse, las gopīs comenzaron a llorar, y Kṛṣṇa envió a Su mensajero para calmarlas. De ese modo pudo salir hacia Mathurā. En el camino, Akrūra pudo contemplar todo Viṣṇuloka en las aguas del Yamunā.

El Capítulo Cuarenta consta de treinta versos, donde se recogen las oraciones de Akrūra. El Capítulo Cuarenta y Uno, que consta de cincuenta y dos versos, relata la entrada de Rāma y Kṛṣṇa en la ciudad de Mathurā. Todas las damas de la ciudad se llenaron de júbilo al ver a los dos hermanos. Kṛṣṇa mató a un lavandero, y glorificó y bendijo a Sudāmā. El Capítulo Cuarenta y Dos, que consta de treinta y ocho versos, explica que Kṛṣṇa liberó a Kubjā y rompió el gigantesco arco de Kaṁsa, matando también a los guardias que cuidaban de él. Fue entonces cuando se encontraron Kaṁsa y Kṛṣṇa. El Capítulo Cuarenta y Tres consta de cuarenta versos. Antes de entrar en el circo de Kaṁsa, Kṛṣṇa mató al elefante Kuvalayāpīḍa. Una vez dentro del recinto, habló con Cāṇūra. El Capítulo Cuarenta y Cuatro, que consta de cincuenta y un versos, narra cómo Kṛṣṇa y Balarāma mataron a los luchadores Cāṇūra y Muṣṭika y, a continuación, a Kaṁsa y sus ocho hermanos. No obstante, Kṛṣṇa consoló a las esposas de Kaṁsa y a Vasudeva y Devakī, Sus propios padres.

El Capítulo Cuarenta y Cinco consta de cincuenta versos, donde se explica que Kṛṣṇa reconfortó a Sus padres y celebró la coronación de Su abuelo Ugrasena. Después de prometer a los habitantes de Vṛndāvana que regresaría muy pronto, Kṛṣṇa Se sometió a las ceremonias rituales de los kṣatriyas, hizo voto de brahmacarya, y vivió en el guru-kula, donde realizó Sus estudios. Cuando mató al demonio Pañcajana, obtuvo la caracola Pāñcajanya. Kṛṣṇa rescató al hijo de Su guru, prisionero de Yamarāja, y se lo devolvió. Después de ofrecer ese guru-dakṣiṇā como retribución a su maestro, el Señor Kṛṣṇa regresó a Mathurā-purī. El Capítulo Cuarenta y Seis consta de cuarenta y nueve versos, donde se explica que Kṛṣṇa envió a Uddhava a Vṛndāvana para tranquilizar a Sus padres, Nanda Mahārāja y Yaśodā. El Capítulo Cuarenta y Siete consta de sesenta y nueve versos, donde se explica que Uddhava, siguiendo la orden de Kṛṣṇa, tranquilizó a las gopīs y regresó a Mathurā. Uddhava pudo entonces darse cuenta del amor extático que los habitantes de Vṛndāvana sentían por Kṛṣṇa.

El Capítulo Cuarenta y Ocho consta de treinta y seis versos, donde se explica que Kṛṣa satisfizo el deseo de Kubjā yendo a su casa y disfrutando con ella. Kṛṣṇa visitó entonces el hogar de Akrūra. Satisfecho con las oraciones de Akrūra, Kṛṣṇa le alabó y le envió a Hastināpura a recoger noticias acerca de los Pāṇḍavas. El Capítulo Cuarenta y Nueve consta de treinta y un versos, donde se explica que Akrūra, siguiendo las órdenes de Kṛṣṇa, fue a Hastināpura. Allí se encontró con Vidura y con Kuntī, y supo por ellos de las injusticias de Dhṛtarāṣṭra con los Pāṇḍavas. Informado de la fe que los Pāṇḍavas tenían en Kṛṣṇa, Akrūra dio una serie de consejos a Dhṛtarāṣṭra. Cuando hubo comprendido la mentalidad de Dhṛtarāṣṭra, regresó a Mathurā, donde relató todo lo relacionado con la situación en Hastināpura.

El Capítulo Cincuenta consta de cincuenta y siete versos. Jarāsandha, al enterarse de la muerte de su yerno, Kaṁsa, atacó Mathurā para matar a Rāma y a Kṛṣṇa, pero fue derrotado diecisiete veces. Mientras Jarāsandha preparaba el decimoctavo ataque, Kālayavana, siguiendo el consejo de Nārada, atacó Mathurā también. La dinastía Yādava se refugió entonces en una fortaleza dentro del agua y vivió en ella en virtud del poder místico. Tras brindar plena protección a la dinastía Yādava y consultar con el Señor Baladeva, el Señor Kṛṣṇa emergió de Dvārakā. El Capítulo Cincuenta y Uno, que consta de sesenta y tres versos, explica que Mucukunda mató a Kālayavana con sólo mirarle.

El Capítulo Cincuenta y Dos consta de cuarenta y cuatro versos. En este capítulo, Mucukunda ofrece oraciones a Kṛṣṇa. A continuación, Kṛṣṇa mata a todos los soldados de Kālayavana y regresa a Dvārakā con Su botín. Cuando Jarāsandha volvió a atacar Mathurā, Rāma y Kṛṣṇa, actuando como si le tuvieran miedo, huyeron a la cumbre de una montaña, que Jarāsandha incendió. Sin que Jarāsandha Les viese, Kṛṣṇa y Balarāma saltaron de la montaña y fueron a Dvārakā, que estaba rodeada por el mar. Jarāsandha, pensando que Kṛṣṇa y Balarāma habían muerto, regresó con sus soldados a su país, y Kṛṣṇa continuó viviendo en Dvārakā. Rukmiṇī, la hija de Vidarbha, se sentía muy atraída por Kṛṣṇa, y Le envió una carta por intermedio de un brāhmaṇa. El Capítulo Cincuenta y Tres consta de cincuenta y siete versos. Atendiendo al ruego de Rukmiṇī, Kṛṣṇa fue a la ciudad de Vidarbha y raptó a la princesa en presencia de Jarāsandha y otros enemigos. El Capítulo Cincuenta y Cuatro consta de sesenta versos, donde se explica que Kṛṣṇa derrotó a todos los príncipes que se Le enfrentaron, y desfiguró a Rukmī, el hermano de Rukmiṇī. Kṛṣṇa regresó entonces a Dvārakā con Rukmiṇī, y allí celebraron su matrimonio. Rukmī, sin embargo, permaneció en un lugar llamado Bhojakaṭa, muy resentido contra su cuñado, Kṛṣṇa. El Capítulo Cincuenta y Cinco, que consta de cuarenta versos, cuenta el nacimiento de Pradyumna, que fue raptado por Śambarāsura. Pradyumna, más tarde, mató a Śambarāsura y regresó a Dvārakā con su esposa, Ratidevī.

El Capítulo Cincuenta y Seis consta de cuarenta y cinco versos. El rey Satrājit, por la misericordia del dios del Sol, había recibido una joya llamada Syamantaka. Esa joya, más tarde, le fue robada, y Satrājit creyó injustamente que había sido Kṛṣṇa. Pero Kṛṣṇa, para defender Su buen nombre, recuperó la joya, casándose además con la hija de Jāmbavān. Más tarde, Kṛṣṇa Se casó con la hija de Satrājit y recibió una copiosa dote. Como se explica en el Capítulo Cincuenta y Siete, que consta de cuarenta y dos versos, al tener noticias del incendio de la casa de laca de los Pāṇḍavas, Balarāma y Kṛṣṇa fueron a Hastināpura. Cuando Satrājit fue matado por Śatadhanvā, instigado por Akrūra y Kṛtavarmā, Balarāma y Kṛṣṇa regresaron a Dvārakā. Śatadhanvā dejó la joya Syamantaka al cuidado de Akrūra y huyó al bosque, de modo que Kṛṣṇa no logró encontrar la joya a pesar de matar a Śatadhanvā. Finalmente, la joya fue hallada y le fue encomendada a Akrūra. El Capítulo Cincuenta y Ocho consta de cincuenta y ocho versos. Kṛṣṇa fue a Indraprastha para ver a los Pāṇḍavas, que habían estado viviendo de incógnito en el bosque. En esa ocasión, Kṛṣṇa Se casó con cinco esposas, la principal de las cuales era Kālindī. Después de que Kṛṣṇa y Arjuna incendiasen el bosque Khāṇḍava, Arjuna recibió el arco Gāṇḍīva. El demonio Maya Dānava construyó para los Pāṇḍavas una casa de asambleas, lo cual causó gran pesar a Duryodhana.

El Capítulo Cincuenta y Nueve consta de cuarenta y cinco versos. Kṛṣṇa, para complacer un ruego de Indra, mató al demonio Narakāsura, hijo de la personificación de la Tierra. Kṛṣṇa mató también a Mura y los demás demonios aliados de Narakāsura. La personificación de la Tierra ofreció oraciones a Kṛṣṇa y Le devolvió todo lo que su hijo había robado. Kṛṣṇa liberó entonces de todo temor al hijo de Narakāsura, y Se casó con las dieciséis mil princesas que el demonio había raptado. En otro pasaje de este capítulo, Kṛṣṇa Se lleva de los planetas celestiales la planta pārijāta, con lo cual se pone en evidencia la necedad de Indra y otros semidioses.

El Capítulo Sesenta consta de cincuenta y nueve versos. En este capítulo, Kṛṣṇa calma a Rukmiṇī después de haber provocado su ira con palabras jocosas. A continuación, ambos Se enzarzan en una disputa de enamorados. El Capítulo Sesenta y Uno consta de cuarenta versos. En él se incluye una relación de los hijos y nietos de Kṛṣṇa. En la celebración de la boda de Aniruddha, Balarāma mata a Rukmī y rompe los dientes al rey de Kaliṅga.

El Capítulo Sesenta y Dos consta de treinta y tres versos. Este capítulo comienza con el relato del rapto de ¶ṣā, la hija de Bāṇāsura, e incluye los pasatiempos amorosos de ¶ṣā y Aniruddha. También relata el combate entre Aniruddha y Bāṇāsura, en el que Bāṇāsura capturó a Aniruddha con un lazo serpentino. El Capítulo Sesenta y Tres, que consta de cincuenta y tres versos, explica que las fuerzas del Señor Śiva se vieron superadas en una batalla entre Bāṇāsura y los Yādavas. El raudra-jvara, que fue vencido por el vaiṣṇava-jvara, ofreció oraciones a Kṛṣṇa. Kṛṣṇa cortó los brazos a Bāṇa, dejándole sólo con cuatro de los mil brazos que tenía, y mostrándole, de esa forma, Su misericordia. Después de esto, Kṛṣṇa regresó a Dvārakā con ¶ṣā y Aniruddha.

El Capítulo Sesenta y Cuatro consta de cuarenta y cuatro versos. Kṛṣṇa liberó de una maldición al rey Nṛga, el hijo de Ikṣvāku, e instruyó a todos los reyes explicando el pecado de apropiarse indebidamente de los bienes de los brāhmaṇas. En relación con la liberación del rey Nṛga, Kṛṣṇa instruyó a los Yādavas, que estaban envanecidos y orgullosos de sus riquezas, opulencias, disfrute, etc.

El Capítulo Sesenta y Cinco consta de treinta y cuatro versos, donde se explica que el Señor Baladeva visitó Gokula, deseoso de ver a Sus amigos y familiares. En los meses de caitra y vaiśākha, el Señor Balarāma llevó a cabo los līlās rāsa-rasotsava y yamunā-karṣaṇa con las gopīs en los bosques de las orillas del Yamunā.

Como se explica en el Capítulo Sesenta y Seis, que consta de cuarenta y tres versos, Kṛṣṇa fue a Kāśī, donde mató a Pauṇḍraka, a su amigo el rey de Kāśī y a Sudakṣiṇa, entre otros. El Capítulo Sesenta y Siete, que consta de veintiocho versos, explica que el Señor Baladeva, mientras disfrutaba en la montaña Raivataka con muchas jóvenes hermosas, acabó con el maligno gorila Dvivida, hermano de Mainda y amigo de Narakāsura.

El Capítulo Sesenta y Ocho tiene cincuenta y cuatro versos, donde se explica que Sāmba, el hijo de Jāmbavatī, raptó a Lakṣmaṇā, la hija de Duryodhana, y, tras un combate contra los Kauravas, fue hecho prisionero. Para liberarle y establecer la paz, el Señor Baladeva fue a Hastināpura en calidad de bienqueriente. Los Kauravas, sin embargo, se mostraron tan intransigentes que, al ver su arrogancia, el Señor Baladeva removió la ciudad de Hastināpura de sus cimientos arrastrándola con Su arado. Los Kauravas, con Duryodhana al frente, ofrecieron oraciones al Señor Baladeva, quien entonces regresó a Dvārakā con Sāmba y Lakṣmaṇā.

El Capítulo Sesenta y Nueve consta de cuarenta y cinco versos, donde se describe la vida conyugal de Kṛṣṇa con Sus dieciséis mil esposas. El propio sabio Nārada quedó asombrado al ver las actividades de Kṛṣṇa, expandido en dieciséis mil formas en Su vida de casado. Nārada ofreció oraciones al Señor Kṛṣṇa, y Kṛṣṇa Se sintió muy complacido con él.

El Capítulo Setenta, que consta de cuarenta y siete versos, explica las ceremonias rituales que Kṛṣṇa celebraba diariamente. También explica que Kṛṣṇa liberó a los reyes prisioneros de Jarāsandha. El Señor Kṛṣṇa acababa de recibir a un mensajero de esos reyes, cuando Nārada, que venía a verle, Le dio noticias de los Pāṇḍavas. Nārada informó a Kṛṣṇa de que los Pāṇḍavas deseaban celebrar un sacrificio rājasūya, al que Kṛṣṇa prometió asistir. Pero antes consultó a Uddhava para que decidiese qué debía hacerse primero, si matar al rey Jarāsandha o celebrar el rājasūya-yajña. El Capítulo Setenta y Uno consta de cuarenta y cinco versos, donde se comenta la felicidad de los Pāṇḍavas cuando Kṛṣṇa fue a Indraprastha. Por la inconcebible voluntad de Kṛṣṇa, Jarāsandha sería matado, y Mahārāja Yudhiṣṭira celebraría el rājasūya-yajña.

El Capítulo Setenta y Dos consta de cuarenta y seis versos. Mahārāja Yudhiṣṭira se sintió muy complacido de que Kṛṣṇa aceptase celebrar el rājasūya-yajña. En este capítulo se narra también la muerte de Jarāsandha, la coronación de su hijo, y la liberación de los reyes que Jarāsandha tenía prisioneros. El Capítulo Setenta y Tres consta de treinta y cinco versos. Después de liberar a los reyes y devolverles su autoridad y soberanía, el Señor Kṛṣṇa fue adorado por Sahadeva, el hijo de Jarāsandha, y regresó a Indraprastha con Bhīma y Arjuna. El Capítulo Setenta y Cuatro consta de cincuenta y cuatro versos. Después de ofrecer oraciones a Kṛṣṇa, Mahārāja Yudhiṣṭira propuso que Kṛṣṇa fuese el primero en recibir adoración en el rājasūya-yajña. Esa forma de honrar al Señor es el principal deber de todos los hombres, pero Śiśupāla, el rey de Cedi, no pudo consentirlo. Śiśupāla comenzó a blasfemar contra Kṛṣṇa, y Kṛṣṇa le cortó la cabeza y le concedió la salvación denominada sārūpya-mukti. Una vez concluido el sacrificio rājasūya, Kṛṣṇa regresó a Dvārakā con Sus reinas. El Capítulo Setenta y Cinco consta de cuarenta versos, donde se explica que Mahārāja Yudhiṣṭira concluyó el rājasūya-yajña con las ceremonias rituales de baño. Duryodhana no supo orientarse en el palacio construido por Maya Dānava, de modo que se sintió insultado.

El Capítulo Setenta y Seis consta de treinta y tres versos, donde se explica que Śālva, uno de los reyes humillados cuando Kṛṣṇa raptó a Rukmiṇī, había decidido eliminar a todos los Yādavas de la faz de la Tierra. Para vencerles, Śālva adoró al Señor Śiva, y éste le recompensó con el vehículo aéreo Saubha. Cuando Śālva luchó contra los Vṛṣṇis, Pradyumna destrozó el vehículo diseñado por Maya Dānava, pero ante el ataque de Dyumān, el hermano de Śālva, que le golpeó con su maza, Pradyumna cayó inconsciente. En esas circunstancias, su auriga le apartó del campo de batalla. Cuando despertó, Pradyumna se lamentó por haber sido alejado del campo de batalla. El Capítulo Setenta y Siete consta de treinta y siete versos, donde se explica que Pradyumna se recuperó de las heridas y entabló un combate con Śālva. Kṛṣṇa, a Su regreso de Indraprastha, acudió inmediatamente al campo de batalla en que se enfrentaban Śālva y Pradyumna. Allí Kṛṣṇa mató a Śālva, pese a las poderosas armas mágicas que éste poseía.

El Capítulo Setenta y Ocho consta de cuarenta versos, donde se explica que un amigo de Śālva, Dantavakra, fue matado por Śrī Kṛṣṇa junto con su hermano Vidūratha. Baladeva, que había permanecido en Dvārakā-purī, en lugar de participar en la guerra entre los Kauravas y los Pāṇḍavas estuvo visitando lugares sagrados. Baladeva mató a Romaharṣaṇa en Naimiṣāraṇya por su mal comportamiento, y designó a su hijo Ugraśravā, Sūta Gosvāmī, el orador del Śrīmad-Bhāgavatam, para que continuase con los discursos sobre los Purāṇas. El Capítulo Setenta y Nueve consta de treinta y cuatro versos, donde se explica que los brāhmaṇas de Naimiṣāraṇya aconsejaron a Baladeva que expiase la muerte de Romaharṣaṇa. Después de matar al demonio Balvala, Baladeva visitó todos los lugares sagrados, bañándose en ellos, hasta que finalmente llegó al campo de batalla de Kurukṣetra, donde se estaban enfrentando Bhīma y Duryodhana. De allí regresó a Dvārakā, y fue de nuevo por Naimiṣāraṇya, donde instruyó a los ṛṣis. Seguidamente, Se marchó con Su esposa Revatī.

El Capítulo Ochenta, que consta de cuarenta y cinco versos, explica que Sudāmā Vipra, un amigo de Kṛṣṇa, fue a verle porque necesitaba dinero. Kṛṣṇa le adoró y recordó con él los días de infancia en el guru-kula. El Capítulo Ochenta y Uno consta de cuarenta y un versos, donde se recogen las amistosas conversaciones entre Kṛṣṇa y Su amigo Sudāmā. Kṛṣṇa Se sintió muy contento de aceptar un regalo de arroz blanco que Sudāmā Vipra Le llevaba. Cuando Sudāmā Vipra regresó a su casa, se encontró con toda clase de opulencias maravillosas, y alabó la amistad de la Suprema Personalidad de Dios. Con los regalos recibidos del Señor, disfrutó de opulencia material, y finalmente fue de regreso al hogar, de vuelta a Dios.

El Capítulo Ochenta y Dos consta de cuarenta y ocho versos, donde se explica que los Yādavas fueron a Kurukṣetra con ocasión de un eclipse de Sol. Allí, otros reyes les hablaron de Kṛṣṇa. En esa ocasión, Kṛṣṇa satisfizo a Nanda Mahārāja y a los habitantes de Vṛndāvana, que también estaban presentes. El Capítulo Ochenta y Tres consta de cuarenta y tres versos, donde se explica que las mujeres reunidas en Kurukṣetra se pusieron a hablar de Śrī Kṛṣṇa, y que Draupadī preguntó a todas las reinas de Kṛṣṇa cómo habían llegado a casarse con Él. El Capítulo Ochenta y Cuatro consta de setenta y un versos, donde se explica que, cuando los grandes sabios fueron a ver a Kṛṣṇa a Kurukṣetra, Kṛṣṇa aprovechó la oportunidad para glorificarles. Como Vasudeva quería conmemorar aquella ocasión con un gran sacrificio, los sabios le aconsejaron acerca de la adoración de Kṛṣṇa, la Suprema Personalidad de Dios. Una vez terminado el yajña, todos los allí presentes regresaron a sus respectivos hogares. El Capítulo Ochenta y Cinco consta de cincuenta y nueve versos. A petición de Sus padres, Kṛṣṇa, por Su misericordia, les devolvió los hijos que habían perdido, todos los cuales estaban liberados. El Capítulo Ochenta y Seis consta de cincuenta y nueve versos, donde se explica que Arjuna raptó a Subhadrā y provocó un gran combate. También explica que Kṛṣṇa visitó Mithilā para favorecer a Su devoto Bahulāśva y alojarse en casa de Śrutadeva, y dio consejos a ambos acerca del avance espiritual.

El Capítulo Ochenta y Siete consta de cincuenta versos, que recogen las oraciones que los Vedas ofrecieron a Nārāyaṇa. El Capítulo Ochenta y Ocho consta de cuarenta versos. En él se explica que los vaiṣṇavas, debido a que adoran al Señor Viṣṇu, se vuelven trascendentales y van de regreso al hogar, de vuelta a Dios. Los adoradores de semidioses pueden lograr poderes materiales, pero este capítulo explica la forma en que un ser vivo común del mundo material puede recibir el favor del Señor Śrī Kṛṣṇa, y establece la supremacía del Señor Viṣṇu por encima del Señor Brahmā y el Señor Śiva. El Capítulo Ochenta y Nueve consta de sesenta y cinco versos, donde se revela cuál de las deidades materiales es la principal. Aunque Viṣṇu es una de las tres deidades - Brahmā, Viṣṇu y Maheśvara - , Él es trascendental y supremo. En este capítulo hallamos también un relato acerca del viaje de Kṛṣṇa y Arjuna a Mahākāla-pura para liberar al hijo de un brāhmaṇa de Dvārakā. Se comenta también el asombro de Arjuna. El Capítulo Noventa consta de cincuenta versos, donde se resumen los līlās de Kṛṣṇa y se expone la lógica de madhureṇa samāpayet, estableciendo que, en el plano de la bienaventuranza trascendental, todo tiene un final feliz.