SB 9.3.21

kathaṁ matis te 'vagatānyathā satāṁ
kula-prasūte kula-dūṣaṇaṁ tv idam
bibharṣi jāraṁ yad apatrapā kulaṁ
pituś ca bhartuś ca nayasy adhas tamaḥ
Palabra por palabra: 
katham — cómo; matiḥ te — tu conciencia; avagatā — ha bajado; anyathā — de otro modo; satām — de la muy respetable; kula-prasūte — ¡oh, hija mía!, nacida en la familia; kula-dūṣaṇam — que eres la degradación de la familia; tu — pero; idam — a éste; bibharṣi — mantienes; jāram — un amante; yat — cómo es; apatrapā — sin vergüenza; kulam — a la dinastía; pituḥ — de tu padre; ca — y; bhartuḥ — de tu esposo; ca — y; nayasi — estás haciendo descender; adhaḥ tamaḥ — hacia la oscuridad del infierno.
Traducción: 
¡Oh, hija mía!, tú, que has nacido en una familia respetable, ¿cómo has dejado que tu conciencia se degradara de este modo?; ¿cómo has tenido la desvergüenza de buscar un amante? De ese modo estás degradando las dinastías de tu padre y de tu esposo, y las llevas hacia la vida infernal.
Significado: 

La cultura védica deja muy claro que la mujer que acepta un amante o un segundo esposo cuando ya está casada y su esposo todavía vive, es ciertamente responsable de la degradación de las familias de su padre y de su marido. En este sentido, en las familias respetables de brāhmaṇas, kṣatriyas y vaiśyas todavía se siguen estrictamente las reglas de la cultura védica; sólo los śūdras se han degradado. En la cultura védica es inadmisible que una mujer de las clases brāhmaṇa, kṣatriya o vaiśya acepte otro esposo cuando ya está casada y su marido vive, o que presente una petición de divorcio, o se busque un amigo o amante. Por esa razón, al rey Śaryāti, que no sabía nada de la transformación de Cyavana Muni, le sorprendió ver el comportamiento de su hija.