SB 9.5.7

tvat-tejasā dharma-mayena saṁhṛtaṁ
tamaḥ prakāśaś ca dṛśo mahātmanām
duratyayas te mahimā girāṁ pate
tvad-rūpam etat sad-asat parāvaram
Palabra por palabra: 
tvat-tejasā — por tu refulgencia; dharma-mayena — plena de principios religiosos; saṁhṛtam — disipada; tamaḥ — la oscuridad; prakāśaḥ ca — iluminación también; dṛśaḥ — de todas las direcciones; mahā-ātmanām — de grandes personalidades eruditas; duratyayaḥ — insuperables; te — tus; mahimā — glorias; girām pate — ¡oh, señor de la palabra!; tvat-rūpam — tu manifestación; etat — esta; sat-asat — manifestados y no manifestados; para-avaram — superiores e inferiores.
Traducción: 
¡Oh, señor de la palabra!, tu refulgencia, plena de principios religiosos, disipa por entero la oscuridad del mundo y manifiesta el conocimiento de las personas eruditas y de las grandes almas. En verdad, nadie puede superar tu resplandor, pues todos los seres, manifestados y no manifestados, densos y sutiles, superiores e inferiores, no son otra cosa que diversas formas tuyas, manifestadas por tu refulgencia.
Significado: 

Sin luz no se puede ver nada, especialmente en el mundo material. La iluminación de este mundo emana de la refulgencia de Sudarśana, la visión original de la Suprema Personalidad de Dios. Los principios luminosos del Sol, de la Luna y del fuego emanan de Sudarśana. Del mismo modo, la iluminación del conocimiento también viene de Sudarśana, pues su luz nos permite distinguir entre una cosa y otra, entre lo superior y lo inferior. La gente, por lo general, considera que un yogī poderoso como Durvāsā Muni es extraordinariamente superior; sin embargo, cuando ese yogī es perseguido por el cakra Sudarśana, se pone de manifiesto su verdadera identidad y podemos entender hasta que punto es inferior debido a sus relaciones con los devotos.