SB 9.6.35-36

īje ca yajñaṁ kratubhir
ātma-vid bhūri-dakṣiṇaiḥ
sarva-devamayaṁ devaṁ
sarvātmakam atīndriyam
dravyaṁ mantro vidhir yajño
yajamānas tathartvijaḥ
dharmo deśaś ca kālaś ca
sarvam etad yad ātmakam
Palabra por palabra: 
īje — adoró; ca — también; yajñam — al Señor de los sacrificios; kratubhiḥ — con grandes celebraciones rituales; ātma-vit — con plena conciencia debido a la autorrealización; bhūri-dakṣiṇaiḥ — por dar enormes donativos a los brāhmaṇas; sarva-deva-mayam — que incluye a todos los semidioses; devam — al Señor; sarva-ātmakam — a la Superalma de todos; ati-indriyam — situado en el plano trascendental; dravyam — elementos; mantraḥ — canto de himnos védicos; vidhiḥ — principios regulativos; yajñaḥ — adorar; yajamānaḥ — el oficiante; tathā — con; ṛtvijaḥ — los sacerdotes; dharmaḥ — principios religiosos; deśaḥ — el país; ca — y; kālaḥ — el tiempo; ca — también; sarvam — todo; etat — todos esos; yat — lo que es; ātmakam — favorable para la autorrealización.
Traducción: 
La Suprema Personalidad de Dios no es diferente de los aspectos auspiciosos de los grandes sacrificios, tales como los elementos que se ofrecen, el canto de himnos védicos, los principios regulativos, el oficiante, los sacerdotes, el resultado del sacrificio, el recinto y el momento en que se celebra. Māndhātā, que conocía los principios de la autorrealización, adoró al Alma Suprema, la Suprema Personalidad de Dios, el Señor Viṣṇu, que está situado en el plano trascendental e incluye a todos los semidioses. También fue inmensamente generoso y caritativo con los brāhmaṇas, y de ese modo celebró yajña para adorar al Señor.